Archivo por meses: junio 2015

“Normales”, Discapacitados y Superdotados: mismas necesidades sociales y educativas

¿Qué es la normalidad? La Real Academia Española (RAE) ofrece tres acepciones del adjetivo “normal”. La primera y la tercera se refieren a cosas, no a personas: “que se halla en su estado natural” y “que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano”. La segunda lo define como “que sirve de norma y regla”.

qué es ser normal

En definitiva, la definición de esta palabra, según el diccionario español por el que se rige el uso de nuestra lengua, impide aplicarla a un ser humano, lo que también debería replicarse en su antónimo “anormal”. Sin embargo, no es así: “persona cuyo desarrollo físico o intelectual es inferior al que corresponde a su edad”.

La historia de los individuos que tienen deficiencias físicas o mentales, sobre todo estos, es la que está en la raíz de este último término, lo que nos hace volver a la pregunta inicial. Lo que hoy es normal, hace unos años era impensable. Por lo tanto, quién decide qué o quién deja de merecer el adjetivo; cuando un elemento dentro de la sociedad es raro y único, se considera anormal.

El sistema de enseñanza español es inclusivo, es decir, permite la interacción de todos las personas desde que empiezan la escolarización a los 3 años de edad. El Real Decreto 696/1995 explica que estarán en centros de educación especial “los alumnos con necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad psíquica, sensorial o motora, graves trastornos del desarrollo o múltiples deficiencias que requieran a lo largo de su escolarización adaptaciones curriculares significativas en prácticamente todas las áreas del currículo, o la provisión de medios personales y materiales poco comunes en los centros ordinarios y cuando se prevea, además, que en estos centros su adaptación e integración social sería reducida”. En caso contrario, se educarán dentro del sistema ordinario.

sistema educativo español inclusivo

Este hecho supone todo un reto para el colegio que acoge a los niños más vulnerables, niños que incluso pueden ser objeto de acoso escolar, como todo aquel que se sale de lo que consideramos normal, poniendo en riesgo su integración en la sociedad y en su entorno, donde va a vivir. Es por ello que el centro necesita disponer de las herramientas precisas para evitar estas situaciones. El concurso de los profesionales adecuados -psicopedagogos, psicólogos, especialistas en terapia ocupacional, logopedas,…-, junto con una buena formación del profesorado, son participantes necesarios para llevar el objetivo de la integración a buen término, algo en lo que puede ayudar GlobalNET Solutions.

Asimismo, como veíamos, existen centros para aquellos casos en los que la integración dentro de la sociedad sea más complicada. En ellos, se ayuda a las personas a adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para poder integrarse en ella con la máxima independencia posible. Entran en los centros a los 3 años y pueden estar hasta los 21, en que, si se da el caso, pueden pedir plaza en centros residenciales.

Cuando hablamos de educación especial o de personas con necesidades educativas especiales (nee), que es lo mismo aunque la última opción suene mejor, muchas veces nos olvidamos de otro grupo de individuos que también necesitan la atención y la preparación personalizada de sus antagónicos. Nos referimos a los niños superdotados.

Al igual que ellos, pueden ser objeto de acoso escolar y requieren de unos profesionales que les ayuden a conseguir lo máximo de sí mismos.

educar en igualdad

La página educacion.de define a la persona superdotada como “aquella que presenta una capacidad intelectual superior a la media estipulada”. Es a través de un test y con la escala David Wechsler como se mide el coeficiente intelectual. Si es superior a 130, estamos ante uno de estos individuos.

No obstante, el sobrepasar tal cifra puede ser contraproducente porque se olvidan otro tipo de habilidades necesarias para el correcto desarrollo personal. Entre ellas está la inteligencia emocional, que recoge la gestión de nuestras propias emociones, para entendernos a nosotros mismos y a los demás. Es, por lo tanto, vital para vivir en sociedad; si es algo necesario en cualquier niño y adulto, más lo es en estos casos, donde la brillantez intelectual puede crear individuos discapacitados, tanto como lo pueden ser los que tienen un coeficiente intelectual muy por debajo de la media.

Así pues, es importante señalar que cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles. Cuanto la educación sea más personalizada y completa, toda la sociedad acabará sintiendo las consecuencias positivas. Los discapacitados física, psicológica o intelectualmente también ha de disponer de herramientas para poder participar en su entorno y evitar situaciones como las que nos ha ofrecido la historia. Lo mismo ocurre con los superdotados, quienes han de tener la oportunidad de desarrollar su potencial sin que eso menoscabe su relación con sus semejantes, a los que consideramos como “normales”.

Gracias por comentar y por compartir.

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

El Plan B: afrontar una Crisis de Reputación

Los medios sociales han acelerado los procesos. Hace unos años, un problema grave en la empresa, interno o externo, permitía un margen de maniobra antes de que trascendiera a los medios y a los públicos de la compañía. El plan de crisis dejaba margen a la reflexión reposada sobre la valoración de todos los puntos que la atañen. Sin embargo, la velocidad de transmisión que ofrecen las redes sociales e Internet ha acortado los plazos para poner en marcha los mecanismos para atajarla. Ahora, más que nunca, es necesario que la empresa disponga de un plan de crisis actualizado.

necesidad de un plan de crisis

Empecemos por el principio. La imagen de la marca es el activo más importante de la compañía, al fin y al cabo, es la que “vende”. Cuando se produce una situación que la afecta de forma negativa, sea cual sea el origen, estamos ante un problema que puede afectar incluso a la supervivencia de la organización. Por lo tanto, esta vive, en último término, de la reputación que la marca tiene en sus públicos.

Baste un ejemplo para entenderlo. Un hotel, de repente, deja de recibir peticiones de alojamiento. Los propietarios empiezan a investigar las causas y, aunque tardan un poco, encuentran el origen: varios comentarios negativos en Internet sobre el servicio y la limpieza del establecimiento. Es una crisis de reputación en toda regla que, de no ser atajada a tiempo, significará el cierre por falta de clientes.

Así pues, la consideración que los demás tienen de nuestro negocio, es decir, la imagen de marca, es un valor intangible que hay que proteger. Por desgracia, las empresas están formadas por personas y estas cometen errores, al tiempo que un mal posicionamiento condiciona que el resto de compañías de nuestro sector lo aprovechen en su beneficio. A ello se une, como decíamos al principio, la velocidad de transmisión de los medios sociales y lo imprevisible de estas situaciones.

Entonces, si son inesperadas y rápidas en su divulgación, cómo podemos establecer un plan para resolverlas a tiempo. En GlobalNET Solutions te explicamos qué pasos hay que dar para conseguirlo.

Aunque cada situación de crisis es única e irrepetible, todas pasan por los mismos estadios: el desencadenante, la aceleración, el momento álgido, la estabilización, el declive y la postcrisis, que incluye la recuperación de la marca.

desconcierto inicial ante una crisis de reputación

La primera reacción, cuando aparece las situación crítica, es de desconcierto. Los acontecimientos se van sucediendo sin que los responsables de la empresa se expliquen la causa. Por lo tanto, es esta la que hay que encontrar primero. Para ello, lo mejor es monitorizar de forma constante, desde el primer momento y antes de que exista un problema, las vías de comunicación de la empresa con sus públicos, sean redes sociales, chats, medios de información, foros, comentarios en el blog, etc. Una herramienta ideal la constituyen los buscadores, que permiten recibir actualizaciones diarias de las menciones que nos interesan. También ayuda el tener redes sociales propias porque es ahí donde, de forma natural, se producen las críticas negativas.

En el plan, debe establecerse un baremo, es decir, una enumeración de las posibles situaciones críticas a las que la empresa se puede enfrentar clasificadas por gravedad: leves, medias, graves y muy graves Para ello, es conveniente realizar una auditoría interna que encuentre los errores que puedan existir.

A cada uno de esos grupos, le corresponderán unas determinadas acciones y la intervención de unas u otras personas. Por ejemplo, en los casos más graves, se hace necesario que sea el propietario de la compañía el que se convierta en portavoz ante los medios. Asimismo, ha de indicarse quién decide la importancia del problema para poder actuar en consonancia y hacerlo con la mayor rapidez posible para atajar la dificultad cuanto antes.

El tener previstas las tareas a llevar a cabo solventa, de golpe, la perplejidad inicial y la avalancha de situaciones que viene a continuación, al tiempo que contribuye a facilitar la estabilidad y el declive de la crisis.

Y también el saber comunicar. El silencio no es una opción, sobre todo cuando el problema se califica a partir de una gravedad media. Para ello, la empresa ha de utilizar todas las vías a su alcance, además de los medios de información. Prohibido borrar comentarios en las redes sociales y en el blog, a menos que sean realmente ofensivos y siempre explicando las causas. El mensaje ha de ser el correcto, difundirlo por los vías adecuadas, según el público al que nos interesa llegar. De ahí que el plan de crisis lleve implícito un plan de comunicación asociado. La actitud correcta es de máxima transparencia, empatía y proactividad.

planificación puesta en marcha y evaluación de una plan de crisis

Una vez atajada la situación, la empresa ha de reflexionar sobre qué ha ido bien y qué mal a la hora de implantar el plan y hacer las correcciones oportunas. Es más, aunque no exista una situación crítica, es conveniente hacer simulaciones a lo largo del año para comprobar su idoneidad porque el mundo avanza con mucha rapidez y lo que servía hace un mes, ahora se ha quedado obsoleto.

Los pasos que, en resumen, hay que seguir para tener el plan de crisis correcto pasan por las siguientes fases: análisis del problema; decidir su gravedad; poner en marcha las acciones establecidas según esta, al tiempo, que se realiza la comunicación interna y externa, a todos los públicos, por las vías apropiadas y con los portavoces adecuados, dando el mensaje correcto, de forma transparente y sin ambigüedades; por supuesto, con los medios técnicos y logísticos que hayamos estimado como necesarios.

Es fácil pensar que al ser una pyme, una micropyme o un autónomo estamos exentos de este tipo de situaciones. Nada más lejos de la realidad. Internet y los medios sociales han igualado a las empresas y por su propia estructura, tienen menor resistencia a crisis graves, aunque, por otro lado, también poseen mayor flexibilidad a la hora de afrontarlas con garantías.

Gracias por comentar y por compartir.

Y recuerda - EFIC y el plan de crisis de reputación

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

GlobalNET Solutions colabora con International House Newcastle, la mejor escuela de formación en Inglés

Aún estamos a tiempo. Muchos cursos de idiomas han comenzado en junio pero tenemos todavía julio y agosto para resolver definitivamente una de nuestras debilidades formativas, tal y como comentábamos en otro artículo de este blog. Sabemos que el inglés es esa gran asignatura pendiente y, desde GlobalNET Solutions, nos comprometimos a ofrecer la formación necesaria para que dejara de serlo.

Dentro del área que tenemos dedicada a los idiomas, GlobalNET Language Solutions, hemos incorporado una nueva propuesta que abarca a adultos, a jóvenes y a docentes, con la lengua de Shakespeare como protagonista. International House Newcastle nos ofrece las máximas garantías que siempre damos a nuestros clientes.

Edificio International House Newcastle

Y qué garantías son esas. En primer lugar, el centro está acreditado por el British Council y tiene tres estrellas a la excelencia del ISI (Independent Schools Inspectorate). Además, es una de las pocas escuelas británicas que es Centre for Excellence en Le Gazette y cumple con la normativa ISO 9001 compliant.

Acreditación British Council

A todo ello, añadimos el encanto de un entorno como el de Newcastle, una bella localidad al norte de Inglaterra, que cuenta con dos universidades y que aparece de forma habitual entre los destinos preferidos por estudiantes británicos. Tiene reputación de ser una ciudad hospitalaria y amigable… y con un coste de vida un 40% más barato que Londres. Su situación permite visitar Edimburgo, Escocia, York, Durham, etc. Por si fuera poco, sobre todo para los más jóvenes, tiene un aliciente especial: es allí donde está el castillo en el que se rodó Harry Potter.

Una vez que confirmamos que International House Newcastle cumplía con los exigentes requisitos de los centros que colaboran con GlobalNET Solutions, alcanzamos un gran acuerdo en los tres ámbitos arriba expuestos, esto es: adultos y jóvenes, por una parte, y profesores por otra.

Los chicos que están en la franja de edad entre 13 y 17 años se lo pasarán estupendamente con las actividades que les tienen preparadas. Pueden elegir entre el programa de quince o el de veinticinco horas de clase.

Estas empiezan a diario a las nueve de la mañana y terminan a las doce para que puedan almorzar. Si eligen el programa más corto, a continuación se irán a conocer diferentes lugares de la ciudad para que puedan practicar el idioma. En el más largo, volverán a clase, desde la una a las tres de la tarde. A partir de las seis, tanto los unos como los otros, tendrá diversas actividades como juegos en la playa, deportes nocturnos, etc. Los fines de semana harán excursiones, siempre con la finalidad de que conozcan mejor la cultura inglesa y asimilen los conocimientos adquiridos.

Los grupos serán siempre inferiores a quince estudiantes, que se alojarán en casas de familias que residen en la localidad. Por supuesto, todas ellas pasan por inspecciones regulares para confirmar que cumplen con los más altos niveles de calidad que exige la escuela. Además, los jóvenes pueden especificar los requisitos que deben cumplir, por ejemplo y entre otros, que haya o que no haya animales de compañía, y cuestiones referidas a la dieta. La idea es encontrar a la familia perfecta para cada uno de los chicos.

Los cursos son en junio y en julio, es decir, que todavía estamos a tiempo de matricular a los chavales.

Por su parte, los mayores de 16 años tienen al versión para adultos de la escuela. La formación incluye los exámenes de Cambridge, de Inglés para Negocios y de Inglés Académico para el IELTS.

Los estudiantes pueden alojarse o bien en apartamentos, a escasos cinco minutos andando del campus, o en familias, sea con media pensión o completa. Es más, durante su periodo de aprendizaje, pueden cambiar entre un régimen y otro.

El curso puede ser de dos o de tres semanas, en cualquier época del año, con quince horas semanales en clases con alumnos de distintas procedencias. El primer día, como todos los alumnos, tendrán una fiesta de bienvenida. Además, se les ofrecerá una visita turística por Newcastle, y cada sábado irán de excursión durante todo el día, para practicar lo aprendido.

Respecto a los profesores, dispondrán de un plan metodológico personal y un programa metodológico para grupos de enseñanza del idioma, junto con el Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras (CLIL, por sus siglas en inglés). Por este motivo, el máximo de alumnos será de tres, lo que confirma lo exhaustivo del programa, que dura entre dos y cuatro semanas en agosto.

Para garantizar la máxima inmersión dentro del idioma, se alojarán con familias en régimen de media o de pensión completa. También se podrá solicitar una habitación individual o doble con espacio para el estudio.

El formato de las clases, con una metodología adaptada al profesorado, permitirá el conocimiento en profundidad del idioma y de los sistemas de enseñanza de este, haciendo especial hincapié en el diseño de materiales y recursos, innovación en la enseñanza de habilidades, preparar actividades extracurriculares, etc.

Como podemos comprobar, se trata de cursos adaptados a las necesidades de cualquier persona que necesite, por fin, adquirir un excelente nivel de inglés con las garantías que ofrece GlobalNET Language Solutions.

Por supuesto, si necesitas más información, no dudes en dirigirte a nosotros a través del teléfono 91 126 17 83, del correo electrónico (info@globalnetsolutions.es), de los comentarios en este blog o de nuestras redes sociales, y estaremos encantados de ampliar lo aquí expuesto.

Gracias por comentar y por compartir.

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

¿Vacaciones familiares sin estrés? Es posible

Ya están aquí. Llegó el calor y las vacaciones infantiles están a la vuelta de la esquina. Es más, desde el 1 de junio, gran parte de los escolares tienen las tardes libres. Con los horarios laborales, pocos padres disponen de tiempo suficiente para sentarse un momento con los hijos, según la edad de estos, y planificar el ocio, tanto ahora, que han de buscar actividades que les impliquen solo a ellos, como cuando también los adultos dispongan de sus días libres y puedan disfrutarlos todos juntos.

encajar los gustos de la familia en vacaciones

En el primer caso, es habitual que los progenitores improvisen sobre la marcha, si antes no han tenido tiempo de reunirse para decidir. Suelen recurrir a las mismas soluciones que en años anteriores: dejarlos con los abuelos, que continúen en los colegios que permanecen abiertos también por las tardes, que estén con amigos o familiares, pedir favores puntuales,…

Y luego llega la penúltima semana de junio donde los pequeños están de vacaciones completas pero los padres es probable que no. Las opciones suelen ser similares, aunque también está la posibilidad de meterles en campamentos, por ejemplo de idiomas (lo que está muy bien), dentro o fuera de España, o de enviarles al pueblo, cuando lo tienen.

Planificar los días de ocio que todos pueden compartir suele ser más habitual. No obstante, recurrimos a lo de siempre para evitar complicarnos demasiado a la hora de elegir pues, como ocurre con frecuencia, nos falta tiempo, y olvidamos proyectar las actividades diarias, dejándolas al azar y según nos apetezca. El resultado suele ser un tanto caótico e incluso estresante, justo lo contrario de lo que deberían significar las vacaciones: unos prefieren hacer unas cosas, el resto otras y, al final, se producen las discusiones, el “se hace lo que yo digo” y los enfurruñamientos posteriores.

Si todo esto nos suena, ¿por qué seguimos sin ponerle solución? Aún estamos a tiempo. Los más pequeños siguen en el colegio y existen dos fines de semana intermedios para planificar cómo queremos que sean de verdad las vacaciones.

planificar cómo serán las vacaciones

Dediquemos unas horas a algo que durará varias semanas:

  • Sentémonos todos alrededor de una mesa con papel y bolígrafo, y hagamos una tormenta de ideas, es decir, que cada cual proponga qué le apetece hacer durante el tiempo de ocio. Dejar volar la imaginación es una forma estupenda de crear nuevas actividades incluso sin coste alguno.

  • Cuando los niños tienen suficiente edad para participar, hay que dejarles que se expresen.

  • La familia ha de asignar un presupuesto para las vacaciones, acorde con su situación financiera y, sobre eso, decidir qué opciones de las propuestas pueden llevarse a cabo y cuáles no.

  • El alojamiento y el viaje también son importantes y hay que conocer qué nos conviene más, según nuestra situación familiar.

  • En la medida de lo posible, hay que ser equitativos y que, en la planificación final, todos los componentes del núcleo familiar obtengan una o varias de las actividades que han pedido.

  • Se trata de negociar y de, por lo tanto, saber ganar y también ceder en beneficio general. Esto ofrecerá una inestimable lección a los hijos. Nadie debe ni siquiera percibir que es menospreciado o que no se ha contemplado su opinión en el plan final.

  • Cada persona ha tener tiempo para sí mismo y para la familia. A menos que los niños sean pequeños, también deben disponer de sus propios ratos de ocio con amigos.

  • Los pequeños, además, han de tener voz y voto en qué hacer y con quién cuando sus padres están trabajando. Por supuesto, la decisión les corresponde a los progenitores pero con las explicaciones del porqué de la decisión, si es contraria al gusto de los hijos.

  • Si es necesario hacer reservas o más información, intentemos resolverlo lo antes posible, incluso el mismo día. En caso de que no pueda ser, poner un calendario de actuación para zanjar el plan y soluciones alternativas en el caso de que, al final, alguna actividad tenga que dejarse de lado.

  • Hay que intentar ser meticuloso a la hora de decidir la agenda diaria, aunque se deje algo de tiempo para que cada cual haga lo que le apetezca en ese momento y otro que sea de estudio, cuando los niños están en el colegio. Pero, para evitar las situaciones que describíamos arriba, hay que planificar a nivel de día, no solo en general.

  • Cuidado cuando establezcamos horas de inicio y fin de actividades. Si no están regladas por terceros (visitas guiadas, por ejemplo) es mejor ser generosos con el tiempo asignado. Recordemos que se trata de disfrutar, no de agobiarnos y de estresarnos por no llegar a lo siguiente que hemos planificado.

  • No está de más que los padres, esta vez sin los hijos delante, establezcan qué normas de educación deben seguir cumpliendo, a pesar de las vacaciones, y cuáles se relajan. También cuáles serán los castigos en casos de desobediencia y rebeldía.

Estas recomendaciones tienen otro efecto, aparte de conseguir que la familia se divierta con el menor número de roces posibles. Los niños reciben, entre otras asignaturas muy necesarias para su futuro como personas, una importante lección práctica de negociación, como veíamos, de renuncia, de triunfo, de planificación, de economía doméstica y, además, se sienten partícipes en las decisiones lo que les da mayor seguridad en sí mismos. Se les educa de la mejor forma: con el ejemplo.

Nos gustaría conocer vuestra experiencia al respecto. Gracias por comentar y por compartir.

Y recuerda - EFIC y planificar vacaciones en familia

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone