Desing Thinking: creatividad e innovación al servicio de la Empresa

Creatividad e innovación son dos palabras que resuenan en nuestros cerebros a la hora de buscar soluciones y de implementar procesos dentro de la empresa. Creatividad e innovación buscamos al contratar a un nuevo trabajador. Creatividad e innovación son dos de los fines que impulsan la transformación digital de las organizaciones. En definitiva, creatividad e innovación deberían formar parte del ADN corporativo y de las personas que lo conforman.

creatividad e innovación en la empresa

Una vez llegados a este punto, cabe preguntarse cómo conseguimos alcanzar y explotar a fondo ambos requisitos que garantizan, y mucho, el éxito de nuestro negocio.

La semana pasada, aquí, en el blog de GlobalNET Solutions, comentamos un método que, aplicado a la Educación, puede fomentar estas dos competencias en los niños y jóvenes. Era el Desing Thinking. Prometimos ver su aplicación en el ámbito empresarial y, como cumplimos siempre, esta vez no iba a ser menos.

Aunque, por razones obvias, el proceso cambia, la base es la misma; se trata de utilizar los procedimientos que siguen los diseñadores para resolver los retos empresariales que se nos presentan, es decir, tal y como lo definen en la página de Design Thinking en español, adoptar la forma en que piensan los diseñadores: “para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado”.

Los requerimientos para conseguirlo son sencillos y al alcance de cualquier empresa, sea del tamaño que sea. Basta con trabajar en equipo, cuanto más multidisciplinar mejor, y utilizar herramientas como rotuladores, nota adhesivas, papel, lápices de colores, cámara de fotos (vale la del móvil si luego se puede imprimir) y pegamento.

En cuanto al método en sí, es importante señalar que los pasos no son lineales sino que podemos (y a veces debemos) volver a anteriores o adelantar a otros. Además cada uno influye en el resto.

Imagen de Binima.com sobre Design Thinking

Imagen de Binima.com sobre Design Thinking

Empezamos por Empatizar, esto es, debemos ponernos en la piel de las personas a las que vamos a dirigirnos, aquellas que están implicadas en el reto. Supongamos que queremos lanzar un nuevo producto. Deberemos entonces ver cómo son los posibles consumidores y cuál es su entorno. Si el cliente es una empresa, cuáles son su misión, visión y valores; qué necesidades tiene; pero también “personificar” a nuestro interlocutor en ella. En este enlace, tienes especificadas las técnicas a seguir.

A continuación, vamos a Definir. Se trata de concretar todas las ideas que han surgido de la etapa anterior y ver cuáles son las que aportan valor. Es una excelente forma de identificar posibles problemas que habremos de resolver. Las técnicas están aquí.

Una vez que hemos cribado toda esa información, toca enfrentarnos a las Ideas. El espíritu es lúdico, y la actitud de observación y de curiosidad. Ninguna ocurrencia es mala, a pesar de que pueda resultar disparatada, porque de ella pueden surgir otras muy válidas. Debemos evitar las cortapisas propias y ajenas. Si vas a este hipervínculo, tendrás las herramientas que necesitas.

Obviamente hemos de asentar todas las ideas. Se hace en la fase de Prototipado y con estas técnicas. Volvemos a la realidad y vemos qué podemos mejorar para alcanzar el objetivo final. Debe ser un proceso rápido y de poco coste económico. Prueba y error, prueba y error, prueba y error,…

prueba error

Por último, llega la fase de Testeo. Como su nombre indica, vamos a probar los “prototipos con los usuarios implicados en la solución que estemos desarrollando”. Con ello, conseguiremos pulir el producto o servicio de forma que se convierta en justo lo que andamos buscando. Las herramientas las tienes en este enlace.

Cuanto más visual hagamos el proceso, mucho mejor.

Para aplicar el Design Thinking al proceso de transformación digital de nuestra empresa, en el blog de Advenio, nos hablan de siete etapas a seguir: contexto, insights, idea, prototipo, recursos, inversión e impacto.

Una cuestión importante a la hora de implementar el método del diseñador es que necesitamos a una persona formada en él que vaya guiando por cada una de las técnicas. Para ello, en GlobalNET Solutions estamos a vuestra disposición con las últimas innovaciones tecnológicas y los mejores profesionales. Llámanos y descúbrelo.

Mientras, gracias por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *