10 recomendaciones para el uso responsable de los dispositivos dentro y fuera del aula

Siempre hemos apostado, y si seguís el blog lo sabréis, por uso responsable de los dispositivos y la tecnología segura en la Educación desde dos vertientes: proveyendo a los centros educativos del software necesario (acuerdo con IMT Lazarus, entre otras acciones); y escuchando y dando respuesta a las preocupaciones de los profesores, tanto presencialmente, con formaciones en el Aula TIC-TAC, como en estas líneas y en cualquier foro donde se nos requiera (“Proyecto Empatía”, por ejemplo).

Desde el punto de vista de los profesores, también creamos una guía para ayudaros a dar seguridad a los alumnos en el mundo digital porque, aunque los menores saben utilizar los dispositivos móviles, desde un punto de vista técnico, muchos desconocen qué consecuencias puede tener a corto, medio y largo plazo cada una de sus actuaciones en medios sociales.

De poco vale que en el centro escolar sean restrictivos con los niños y las niñas si luego, en casa o con los amigos, pueden acceder con total libertad a Internet y a las redes, o que puedan jugar a videojuegos para los que son demasiado jóvenes. Lo importante es, pues, mostrarles la mejor forma de interactuar en ellos y que la comunidad educativa al completo esté formada para poder enseñarles el camino correcto.

Y parece que vamos bien, al menos en lo que respecta a los colegios. Según un estudio de McAfee, realizado a casi cuatro mil alumnos de Secundaria (entre 9 y 12 años) de todo el mundo, “el 80% de los estudiantes entrevistados piensa que su escuela lleva las medidas necesarias para garantizar que, al menos los dispositivos pertenecientes a la escuela usados por los estudiantes, estén protegidos contra amenazas cibernéticas”; y casi nueve de cada diez, asegura estar informado sobre seguridad antes de acceder a ellos.

Este punto es importante porque el 86% pasa, al menos, una hora al día utilizando dispositivos conectados a Internet para trabajar en el aula, y casi seis de cada diez lo utilizan para clase durante tres o más horas, aunque no siempre con las mejores intenciones… El 24% de los menores fueron capaces de jaquear las restricciones y casi la mitad los usaban para copiar en las pruebas de evaluación. De ahí lo necesario que es contar con medidas que vayan más allá de un MDM.

Vuestro papel, el de los maestros, es prioritario, al igual que el de las familias, para proteger a los estudiantes: “la formación del profesorado en ciberseguridad es fundamental para sensibilizar a padres y a alumnos (…) Por ello, es muy importante que los centros educativos apuesten por la implementación de campañas de educación en ciberseguridad que permita a los docentes informar (…) sobre cómo hacer un uso responsable de sus dispositivos y exponerse lo menos posible a potenciales amenazas”.

El 24% de los menores fueron capaces de jaquear las restricciones escolares

 Te damos las claves para el uso responsable de dispositivos con conexión a Internet que van dirigidos a toda la comunidad educativa:

  1. Aplicar una nueva capa de protección con el software pertinente para controlar el acceso de teléfonos, tabletas y ordenadores a la red en el centro educativo y en casa.

  2. Aprender para enseñar cómo utilizar de forma responsable los dispositivos.

  3. Mostrar a los menores los riesgos, la forma de evitarlos y las consecuencias de sus actos (ciberacoso, delitos cibernéticos, etc.).

  4. Formar a los estudiantes en el uso adecuado de Internet y de los medios sociales.

  5. Evitar el acceso de niños y niñas a las redes y a los videojuegos cuando no han alcanzado la edad o la madurez suficiente para que sean conscientes de los peligros que entrañan.

  6. Mejorar la comunicación de los menores con las familias y con los profesores para generar la confianza necesaria para que les cuenten sus problemas, las amenazas o los ataques que hayan podido sufrir ellos o terceros.

  7. Crear guías y protocolos en las aulas sobre el uso los dispositivos y el acceso a Internet que sean aceptadas y acatadas por los alumnos.

  8. Los centros escolares deben tener, a su vez, unas normas sobre qué tipo de aplicaciones educativas son las más apropiadas.

  9. Las familias siempre deben estar informadas y actualizadas sobre la tecnología que se usa en clase. Sería interesante implementar programas formativos para ellos, de forma que sepan ayudar a sus hijos e hijas y reducir la brecha digital con ellos.

  10. Y, por último, ser ejemplo. Si no ponemos nosotros mismos en práctica lo que enseñamos a los estudiantes, cómo podemos exigirles a ellos que lo cumplan.

Recuerda, si quieres saber más información, no dudes en consultarnos. Desde GlobalNET acompañamos e impulsamos a los centros educativos en el camino hacia el futuro en su proceso de transformación digital.

Y, no lo olvides, síguenos en las redes y conocerás de primera mano todas las novedades que te ofrecemos.

Comparte este artículo en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *