La creación de Contenidos y cómo establecer un Calendario Editorial

Seguro que habrás oído mil veces a estas alturas que el contenido es el rey. Seguro que habrás oído mil veces a estas alturas que tanto las empresas como los profesionales deberían ofrecer contenido propio, normalmente a través de un blog. Seguro que habrás oído mil veces a estas alturas que ha de ser de calidad y ofrecer algo a tus lectores que nadie más pueda darles… Todo es cierto pero, a la hora de ponernos manos a la obra, no resulta tan fácil, ¿verdad? Pues a continuación, en GlobalNET Solutions, te damos las claves.

calendario editorial

Al igual que ocurre en un medio de comunicación (o así debería ser), los artículos que publiquemos han de informar, formar y entretener. Las combinaciones entre estos tres vértices las elegimos nosotros pero lo más apropiado es que cumplan con las tres características.

Desde luego, debemos evitar el autobombo y hablar solo de nuestro libro porque, por mucho que creamos que eso puede ser interesante, en el fondo sabemos que solo nos importa a nosotros.

Tampoco se trata de que no divulguemos algún hecho propio. Podemos hablar de nuevas herramientas, áreas o sistemas para nuestros clientes que hayamos incorporado o implementado. Sin embargo, que estos contenidos supongan alrededor del 20% del total.

Como los profesionales que somos y como lo especial que es nuestra empresa, tenemos mucho que ofrecer. Pensemos en cuando un cliente nos pregunta sobre algún aspecto de nuestro trabajo. Rápidamente somos capaces de responder y que se nos entienda, por muy técnico que sea nuestro ámbito de actuación. Seguro también que más de una vez las personas que nos rodean han sentido curiosidad por algún punto del que somos especialistas.

Ahí lo tenemos, esos son los contenidos que debemos compartir.

Lo primero, por lo tanto, es conocer muy bien nuestro trabajo, nuestra empresa y a los públicos a los que nos dirigimos. Además, deben estar en sintonía con nuestra estrategia corporativa, que ya habremos establecido. En caso contrario, en este artículo de explicamos cómo.

Tras ello, decidimos los temas principales sobre los que escribiremos. Por ejemplo, si somos una empresa de logística, podemos hablar sobre procedimientos, contrataciones y tecnología, siempre orientado a nuestro sector. Intentemos que no sean muchos y, en la medida de lo posible, que sean muy característicos de nuestra compañía.

temas principales de un blog

Y ya que estamos, analicemos lo que hace la competencia: cuáles son sus contenidos, qué resultados están logrando con ellos a través de los comentarios y de lo que ocurre en sus redes sociales, etc. Después, los adaptaremos a nuestra misión, visión y valores corporativos.

Es el momento de establecer un calendario editorial. Así pues, hemos de establecer con qué periodicidad publicaremos. Sabemos que el tiempo es un bien escaso, por lo que podemos decidir hacerlo una vez en semana, dos, cada quince días o un artículo al mes. Cuando menor sea la frecuencia, más difícil tendremos alcanzar los objetivos marcados. Eso sí, una vez hayamos determinado cuál será hemos de ser constantes. No vale publicar dos veces esta semana y dejarlo mudo durante tres meses: hay que cumplir.

Hagamos a continuación una tormenta de ideas. ¿En qué consiste? Se trata de que pensemos, ya en concreto, y pongamos sobre una hoja de papel o en el ordenador todos los títulos que se nos ocurran, que nos hayan preguntado o sobre los que hayan sentido curiosidad nuestros clientes. También podemos pedir a familiares, amigos, empleados, compañeros, etc., que nos indiquen cuáles son los aspectos de nuestro trabajo sobre los que les gustaría saber más. Además podemos consultar en Internet.

Una vez que tengamos un buen puñado de ideas, incluyamos cada una de ellas en el tema general que le corresponda dentro de aquellos que decidimos antes y las pondremos en un calendario, intercalando dichos temas. Es importante que, sea en un excel o en un calendario como el de Google, lo desarrollemos de la siguiente forma:

  • la fecha y hora exactas en que vayamos a publicar,

  • un título previo que luego, con mucha probabilidad, cambiaremos,

  • el resumen de lo que queremos contar porque de aquí a que lo hagamos se nos puede haber olvidado,

  • el tema en el que se incluye,

  • lo que vamos a necesitar para desarrollarlo (una grabación, una infografía,…),

  • y todo lo que se nos ocurra que defina el artículo.

Por último, tengamos en cuenta que las circunstancias de la actualidad pueden hacer que sea interesante variar alguno de los contenidos. Así que, seamos flexibles y analicemos también los resultados que vayamos consiguiendo de ellos para ver qué es lo que más interesa a nuestros lectores, de forma que, a lo mejor, tengamos que replantearnos algunos de los temas que hayamos previsto.

Otra opción es que externalices este ámbito de la empresa y que lo hagan profesionales. Tú decides. Gracias por comentar y por compartir.

Comparte este artículo en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *