Nuevas Tecnologías y Modelos Pedagógicos en los Centros Educativos

Hay años luz entre lo que hacen nuestros hijos en casa y la forma que tiene de aprender en el centro educativo. Por eso mismo, se hace más acuciante que la separación entre las herramientas que usan fuera de las aulas y en ellas sea cada vez menor.

Sin embargo, el paso a una educación más acorde con las competencias que necesitan para su futuro debe hacerse con diligencia pero también con cuidado, teniendo muy claros los objetivos y la forma de alcanzarlos.

tecnologia-y-educacion

El introducir la última tecnología sin una planificación y una lógica conlleva el fracaso de la digitalización de las aulas, de ahí la importancia de poner las necesidades educativas de los niños como prioridad absoluta.

Por lo tanto, es imprescindible crear un modelo pedagógico que dé sentido a la presencia de las tabletas en las clases. Las aplicaciones tienen lógica dentro de una estrategia en la que los profesores han de preguntarse a dónde quieren llegar y hasta qué punto la tecnología puede serles útil para alcanzar la meta, y no al revés, empezando por aquella para alcanzar esta.

Es más, el que los alumnos sean nativos digitales no es óbice para que desconozcan cómo explorar la tecnología para aprender, pues la suelen utilizar para el ocio. Aunque también se puede aprovechar dicha asociación para introducir el aprendizaje basado en juegos o gamificación.

Junto con ella, las TIC en el aula pueden servir para la introducción de otros enfoques pedagógicos en sintonía con las competencias educativas que recomienda la Unión Europea:

  • Aprendizaje basado en proyectos o ABP, que da protagonismo al niño al ser quien debe desarrollar un determinado planteamiento. Los docentes tienen la oportunidad de “dejarse sorprender” por ellos.

  • Aprendizaje colaborativo, que dará más dinamismo a la clase.

  • Clase al revés o Flipped Classroom, es decir, ampliar los entornos de aprendizaje, con alguno de ellos fuera del aula.

Según explican en el estudio “El impacto de la tecnología en el aprendizaje”, presentado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte junto con Samsung en colaboración con diferentes comunidades autónomas, y que tienes a continuación, “con las tabletas y un buen enfoque pedagógico, se puede experimentar un giro en la actividad docente que convierta en habituales actividades como crear, colaborar, conectar, comunicar, compartir, criticar, construir… La “docencia” se puede escribir con muchas ‘C’”.

Todo este cambio implica a los cinco actores principales del sistema: los alumnos, los profesores, los centros, los padres y las administraciones. Los cuatro últimos han de fomentar, cada cual en su papel, la transformación digital que llevará la enseñanza a una revolución controlada y necesaria.

Los profesores, como se desprende del estudio, es apropiado que trabajen aunando esfuerzos y haciendo una formación transversal, que pueda implicar diferentes asignaturas en proyectos comunes. También pueden compartir sus experiencias con otros docentes.

El cambio de paradigma, desde luego, implica tiempo en investigación y experimentación, pero, a través de comunidades virtuales es posible que otros hayan resuelto ya el problema y pueda ser extrapolable al aprendizaje en otras aulas.

Los centros deben ser capaces, a su vez, de instaurar una cultura digital que facilite los procesos y que implique a toda la comunidad educativa.

Por su parte, los padres, como ya hemos comentado en este blog, han de participar y estar informados de los avances. Se puede producir cierto rechazo por el desconocimiento de los nuevos modelos pedagógicos, de ahí que muchos centros hayan abierto sus puertas para que puedan asistir a una clase y ver la aplicación que tiene la tecnología, siempre que se haga con una estrategia detrás.

Las administraciones, a su vez, tienen que facilitar los procesos de transformación digital del aula y no solo la introducción de las nuevas tecnologías por sí mismas. Al contrario, siempre han de estar subordinadas a las necesidades pedagógicas.

Y los grandes beneficiados de estos pasos serán los alumnos, que podrán ver ampliado su aprendizaje más allá del aula.

Así pues, concluimos igual que lo hacen en el informe mencionado: “Para revolucionar la clase, hacen falta respuestas tecnológicas, sí, pero sobre todo hacen falta nuevos planteamientos pedagógicos. ¡Ahora te toca a ti!

En GlobalNET Solutions, queremos ayudar en los procesos de transformación digital de los centros educativos. Pídenos información.

Gracias por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *