José Dulac: “Trabajar con drones en el aula favorece la motivación de los estudiantes”

Tenemos el honor de entrevistar a José Dulac @dulaci , quien actualmente coordina el proyecto “Pluma y Arroba”. Se podría decir que para él la jubilación es simplemente una palabra. Su amplia trayectoría en el mundo de la educación le convierte en una figura digna de ser escuchada y analizada.

Haciendo honor a su proyecto, mantenemos una amplia charla mientras toma sus anotaciones con una pluma. José Dulac nos explica cómo afronta sus nuevos proyectos, cómo ha vivido la integración de las tecnologías digitales en las aulas o, incluso, la potencialidad de los drones en el mundo educativo.

Les dejamos con la entrevista a José Dulac, esperamos que les resulte tan interesante como a nosotros:

P. Ha sido maestro, director de un centro de primaria, docente universitario y posteriormente, empezó el proyecto “Pluma y Arroba” , ¿qué le ha llevado a emprender o continuar con este camino?

R. La afición, la vocación, el amor por la educación y la enseñanza. Creo que ahora, tras jubilarme, trabajo más horas que antes.

Al proyecto lo denominamos “Pluma y Arroba” para darle un nombre menos personalizado. El mío, José Dulac, es conocido, pero este proyecto es una entidad investigadora, colaborativa, donde agrupamos todos los proyectos que lanzamos a través de las redes sociales y colaboraciones con universidades e identidades. Este proyecto está formado por un grupo de profesores que lo realiza y que está abierto a quien quiera sumarse.

P. En relación con las tecnologías digitales, ¿por qué cree que cuesta tanto la integración de las TIC en los centros de enseñanza?

R. No, no cuesta. El profesor, con un valor inmenso, ha integrado la tecnología a un ritmo tal cual se le ha ofertado. Ha habido muchos cambios tecnológicos en muy poco tiempo. Desde principios de los 90 hasta ahora, la cantidad de dispositivos que han ido llegando a las aulas ha sido inmenso. Muchas veces, complicándoles el trabajo más que facilitándoselo.

Las tecnologías digitales triunfan si se combinan varios factores: la facilidad de uso de la herramienta, la rentabilidad del tiempo que hay que dedicarle y la eficacia con resultado final para mejorar la enseñanza. En la combinación de las tres se aglutina el éxito.

Esto no puede funcionar si no hay didáctica detrás, para eso hace falta una formación adecuada.

P. En este sentido, ¿cree que la formación del profesorado es acorde a lo esperado?

R. No, ni lo es ni lo ha sido. Ha habido mucha formación técnica, sin aspectos didácticos. Y a veces muy teórica. La formación de los docentes debe ser práctica y didáctica. Cuando trabajamos delante de 25 o 30 alumnos, necesitas formarte en recursos y herramientas didácticas que te ayuden a utilizarlas en el momento que sea necesario.

“En las facultades se están haciendo esfuerzos para enseñar a comunicar, pero hay que aprender a transmitir”

 

P. ¿Qué habilidades debe tener un docente de hoy en día?

R. Las competencias digitales. Empezaríamos por unas habilidades comunicativas. En las facultades se están haciendo esfuerzos para enseñar a comunicar, pero hay que aprender a transmitir. Por otro lado, hay que emocionar. Si no me creo y estoy entusiasmado con lo que hago, no lo puedo transmitir. Y, en último lugar, habilidades tecnológicas, de gestión de equipos, de habilidades propias de cualquier ser humano de este siglo.

“La innovación no es solo tecnológica, es sobre todo metodológica”

P. Muchas pensarán que son los jóvenes los que innoven con las tecnologías, pero, viéndole, se rompen los estereotipos, ¿qué es para usted la innovación educativa?

R. Ser una persona con más edad me permite ser más osado. Puedo hacer afirmaciones con más seguridad que antes no me permitiría. Mi experiencia en las aulas, tras tantos años, me hace poder responder a esta pregunta.

La innovación se hace en varios niveles, desde las aulas, hasta en el propio centro. Innovar en el aula, innovar en educación, supone cambio sin destrucción. Se debe cambiar para mejorar. Por ejemplo, las pizarras digitales aparecen en 2004/2005 en las aulas y cuando aparecen las tablets, muchos decían “quita las pizarras y pon las tablets.” Perdón, la pizarra convive con las tablets. Todo lo que sea destruir, aunque a veces parezca conveniente, no es el mejor camino. Hay que aprovechar todos los recursos disponibles.

La innovación no es solo tecnológica, es sobre todo metodológica. Además, los avances en neurodidáctica nos van a enseñar que lo que ahora creemos que es lo más conveniente  no lo es con una lectura clara y científica. Nos van a enseñar que no hay que dejar de lado las materias humanistas y artísticas que tanto estamos olvidando.

En resumen, la innovación es cambiar para mejorar.

Te puede interesar…

Pere Marquès : “Tenemos una tasa de mortandad muy grande entre nuestros alumnos”

 

 

P. Tablets, móviles, pizarras digitales, … ¿Con cuál se quedaría?

R. Lo que tengo claro es que la capacidad de adaptación unida a la creatividad es lo que necesitan las empresas del futuro. Por eso, los tres pilares son la interactividad, gracias a las pizarras y las pantallas en general. El segundo es la imagen, en todos sus formatos. El vídeo puede ser fabuloso, pero la realidad aumentada o virtual desborda cualquier previsión hace 10 años. Un docente debe conocer todas estas tecnologías de forma creativa. La tercera pata es la robótica drónica, tener una actitud abierta a este proceso computacional.

“Trabajar con drones en el aula favorece la motivación de los estudiantes”

P. Ha nombrado los drones, ¿qué potencial educativo les encuentra?

R. Llevo trabajando con drones cuatro o cinco años. Al principio por afición, luego por innovación. Hace unos años le pregunté a mi equipo de asesores qué les parecía si lo llevábamos al aula. La respuesta unánime fue “no lo veo, no lo veo.”

Aun así, me lancé e hice una sesión formativa informativa con más de 40 docentes. Trabajamos nuestro planteamiento sobre la “drónica didáctica”, consiste en trabajar con drones en el aula. Sacamos unas respuestas de ilusión y emoción muy buenas. Por ese motivo, el verano del 2018 organizamos un curso de formación que estamos impartiendo por toda España. “Drónica didáctica”, es decir, enseñar con drones, en las que estamos trabajando todas las áreas de forma transversal. Gracias a ello, conseguimos una mayor motivación en alumnos y profesores. Además, unos resultados en destrezas y habilidades de motricidad y capturas de imágenes de gran valor didáctico.

P. Por último, me gustaría que hablase un poco sobre su último proyecto, el proyecto Leonardo.

R. Cuando visité la exposición de Leonardo en Madrid, entendí que era una oportunidad única al cumplirse los 500 años de su muerte en 2019, decidí hacer un proyecto STEAM, porque el cumple las siglas en todas sus reglas. Esto nos ha llevado a iniciar un proyecto que ha crecido muy bien y que está teniendo mucho éxito allá donde lo presentamos.

Este proyecto posee tres factores: la interactividad basada en tablets, la evolución de la escritura y el dibujo. La imagen dibujando sobre todo tipo de soportes la pasamos a la realidad virtual 360 y terminamos con robóticas y máquinas.

Al final, para conocer la robótica hay que indagar en el pasado de las ciencias, saber en qué se fundamente toda la tecnología que manejamos hoy en día. Este aprendizaje lo gestiona el profesor, pero los estudiantes trabajan de manera autónoma entregando finalmente sus proyectos. Lo presentan a sus compañeros y toman notas en un cuaderno de trabajo tal cuál lo hizo Leonardo. Lo mejor de este proyecto es su transversalidad, gracias a esto podemos trabajarlo en cualquier materia.

@GlobalNET_info

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *