Las faltas de ortografía y las TIC: ¿causantes o difusoras?

Uno de nuestros compañeros de GlobalNET Solutions recordaba, hace pocos días, que suspendió un examen de matemáticas, en lo que entonces era la EGB, aunque todas las preguntas las respondió bien, porque cometió más de tres faltas de ortografía.  Cuatro para ser exactos y, dos de ellas, eran acentos. El profesor decía, según nos explicó, que para cualquier asignatura era necesario un buen nivel de expresión porque había que saber comunicar lo que estábamos haciendo, daba igual si estábamos en física, en química o en literatura.

A los que le conocemos, nos consta que se le quedó grabada la lección. Rara vez vemos que caiga en algún error gramatical u ortográfico y, en Twitter, solo de forma ocasional, hace alguna contracción por falta de espacio. Nunca en el resto de redes sociales o en mensajerías.

Os contamos esta historia porque se está relacionando la pobre expresión y las faltas con las prisas que conllevan las tecnologías. Podemos ver escritos mensajes difíciles de comprender a menos que estés iniciado en esa forma de lenguaje: “KM Te lLaMasH NiNO?”, “K m st knt2!”,… Si alguien nos sabe traducir estas frases, por favor, que lo haga.

Sin embargo, diversos estudios, entre ellos el que te enlazamos aquí, confirman que las tecnologías no influyen en las habilidades de escritura y que el acceso a ellas también aporta sistemas de aprendizaje que contribuyen a mejorar dichas habilidades.

Basta con hacer una búsqueda rápida en Internet para que nos aparezcan webs, programas y otros recursos, informáticos o no, para utilizar en el aula, que nos ayudan a mejorar el nivel de ortografía desde que estamos en Primaria.


Te puede interesar…

¿Te gustaría evaluar mientras haces un concurso?¿Y si fuese a través de dispositivos móviles, en tiempo real y con un premio?

Microexperiencia por tan solo 25 euros “Transforma tus preguntas en un juego” 


La Real Academia Española (RAE), la Fundación del Español Urgente (Fundeu) y el Centro Virtual del Instituto Cervantes están presentes en el entorno digital para resolver nuestras dudas y reciben millones de consultas al año. La primera, incluso, puede incluirse como buscador en el navegador. Fundeu está en Instagram, Pinterest, YouTube, Google+, Twitter y Facebook a solo un clic. Y casi lo mismo ocurre con el Instituto Cervantes en estas dos últimas redes.

A finales de 2016, se publicó en muchos medios y se compartió en redes sociales una curiosa tabla periódica de la ortografía, que te incluimos a continuación.

faltas de ortografía

Asimismo, los programas de edición de texto y los móviles, con la predicción de escritura, nos aportan herramientas para evitar cometer errores ortográficos, aunque los gramaticales y los signos de puntuación son difíciles de corregir, a menos que sepamos utilizarlos o consultemos las dudas con las instituciones que hemos indicado más arriba.


Te puede interesar…

¿Te gustaría dar un aire más fresco e innovador a tus comunicaciones a padres, alumnos y compañeros? ¿Quieres que tus alumnos hagan presentaciones de alto impacto?

Microexperiencia por tan solo 25 euros “Crea Diseños Impactantes”  


Por lo tanto, el escribir bien o mal se debe más a la falta de interés que a un problema generado por las nuevas tecnologías. Se han convertido más en un altavoz de los fallos que cometemos, pues llegan a muchas más personas, que en el causante de estos.

La dejadez podemos verla en ejemplos mucho más graves, como los que se producen en los medios de comunicación; escribir “Vayadolid” o “segobiano” daña los ojos y el cerebro con solo mirarlo. Y también en los blogs, donde expresiones como las que aparecen en este artículo de Ticbeat son más comunes de lo que creemos. Ahora que hablamos tanto de marca personal, pensemos cuál es la nuestra al cometer semejantes barbaridades a la vista de todos.

Los niños ven y asimilan el comportamiento de sus padres. Si estos se comunican con ellos de la forma que hemos visto arriba o demuestran una falta de interés palpable en su forma de expresarse, harán lo propio. La ortografía y la gramática no solo se aprenden en el centro escolar, también en la relación con los demás y, claro está, en la lectura.

Distinto es que con el uso constante de los programas de mensajería perdamos la información que nos aporta la comunicación no verbal, que suele ser, precisamente, la más importante. Por mucho que pongamos emoticones en los textos, la riqueza que proporciona el contacto con los demás es insustituible, incluso a través de una videoconferencia.

Las tecnologías, al igual que ocurre con el resto de herramientas que utilizamos, como siempre defendemos en GlobalNET Solutions, debemos saber aplicarlas cuando sea necesario pero también evitarlas en los momentos precisos. Ayudar a nuestros hijos a comprender esto, es labor de todos, del colegio y de la familia. La ortografía es solo un aspecto más pero uno de los que son importantes para que los niños tengan la competencia en comunicación que precisan para el presente y para el futuro.

Si quieres saber más y mejorar tu competencia digital docente, encuentra toda la información sobre nuestra formación en nuestra web. Desde GlobalNET acompañamos e impulsamos a los centros educativos en el camino hacia la transformación digital.

Y, no lo olvides, síguenos en las redes y conocerás de primera mano todas las novedades que te ofrecemos.

#enclavedeTIC

@GlobalNET_info

Comparte este artículo en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *