De cómo los Niños con menos habilidades digitales son los más vulnerables y de cómo los Colegios pueden paliar la situación

El acceso a Internet de los menores ha dejado de ser una opción, con los puntos positivos y los riesgos que este hecho entraña. Cada vez entran en la red más jóvenes y con más facilidad debido al avance de los dispositivos, en especial, de los móviles. El debate está servido tras el anuncio de Francia de prohibir el uso de estos en los centros educativos, algo que también se están planteando nuestros políticos.

Un reciente estudio de UNICEF, “Los niños y niñas de la brecha digital en España”, viene a arrojar algo de luz sobre la cuestión que nos ocupa. En él, los autores, de EU Kids Online España de la Universidad del País Vasco, intentan dar respuestas a cuestiones como “qué consecuencias tendrá Internet para su futuro desarrollo, o ¿estamos caminado hacia sociedades más desconectadas y ansiosas? ¿Cómo evitar el contacto indeseado con personas desconocidas? ¿Qué pasa con la privacidad de los niños explotada por terceros?”.

UNICEF - Los niños y niñas de la brecha digital en España

Hablamos de que los menores son nativos digitales. Sin embargo, el que hayan nacido con Internet bajo un brazo y un dispositivo móvil bajo el otro, no significa que dejemos de lado su protección y valoremos en exceso sus capacidades en este ámbito. Es importante señalar la necesidad de que exista “un entorno protector legal e institucional fuerte para que su experiencia digital tenga la máxima calidad”.

Los centros escolares juegan también un papel protagonista. La digitalización que están acometiendo va acompañada de aplicaciones y plataformas cada vez más accesibles que, como IMTLazarus, contribuyen a hacer de los colegios y de los hogares lugares más seguros y controlables.

Para que nos hagamos una idea, la desigualdad digital (digital inequality) implica cinco niveles que, según comparten en el estudio, serían lo siguientes:

  • desigualdad en el equipamiento informático y en la conexión;

  • desigualdad en la autonomía de uso, en momento y en lugar;

  • desigualdad en el apoyo familiar, amigos, profesores, e incluso a nivel técnico;

  • desigualdad en las diferentes posibilidades de uso de los medios digitales en cuanto a actividades y fines;

  • desigualdad en las competencias generales del uso de Internet que permita a los menores responder de la manera más adecuada a los desafíos y oportunidades que ofrece la red.

Es, por lo tanto, la formación en los peligros y en cómo aprovechar los beneficios de Internet en lo que hacer hincapié, ya que son “elementos clave que marcarán la diferencia y abrirán las puertas a las amenazas digitales donde los niños con menos habilidades serán los más vulnerables”.

El papel de los profesores y de los centros educativos es vital, como se encarga de señalar en informe. Sobre todo, los expertos consultados insisten en un docente que tengan desarrolladas las competencias digitales necesarias para, a su vez, formar a los alumnos y alumnas en los riesgos de la red y en cómo evitarlos. “En este contexto, la figura del Profesorado Técnico de Servicios a la Comunidad (PTSC) -este profesorado es el que atiende al alumnado más vulnerable y, en el ámbito digital, los casos de ciberacoso entre otros problemas- aparece hoy en día como fundamental, indispensable para mediar y ayudar en la soluciones”.

Asimismo, es imprescindible el papel que juegan las familias. Muchos padres y madres restringen el uso y acceso a Internet. ¿Es positivo o negativo que lo hagan?

Por un lado, pueden existir una serie de prejuicios debido a la falta de formación de los progenitores que, buscando la protección de los menores, evitan que generen las “capacidades, competencias y habilidades en el uso de las TIC, lo que puede hacer más vulnerables en el futuro a estos niños y niñas”. Así pues, que en los centros escolares se potencie también la formación de las familias puede ser un punto a favor de que se cierre la brecha a la que nos venimos refiriendo.

Dicho todo ello, los actores principales, los niños y niñas, ofrecen en el informe de UNICEF una serie de recomendaciones para los colegios que todos deberíamos tener en cuenta:

  1. Que hagan uso ejemplar de las tecnologías y tengan en cuenta su popularidad y utilidad.

  2. Que se modernicen los centros, que los profesores aprendan a usar las TIC y aprovechen que nosotros las usamos para que nos pidan hacer algún trabajo o para hacer algo.

  3. Que nos apoyen a denunciar los casos que conocemos.

  4. Que insistan en la importancia de prohibir el ciberacoso, y que apoyen a los niños y niñas.

  5. Educar desde pequeños a no creerse todo lo que vean o se les cuente. Educación crítica.

  6. Mejorar la integración social de todos los alumnos desde su centro educativo.

  7. Dar sesiones o talleres informativos en los colegios, institutos. Que gente que lo haya vivido venga a contarnos su experiencia personal. Hacer una asignatura que no sea informática, que trate sobre el uso responsable.

  8. Que utilicen las nuevas tecnologías (por ejemplo tabletas) para cosas útiles, por ejemplo, utilizarlas en lugar de los libros para reducir el peso de las mochilas.

  9. Tener una persona de apoyo en los centros educativos para cualquier situación de ciberacoso.

En GlobalNET somos especialistas en Educación e Innovación. Impulsamos la digitalización de vuestro colegio bajo dos pilares fundamentales: la tecnología con propósito educativo o a disposición de la educación, y la conexión siempre de forma segura. Infórmate.

Gracias por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *