Muchas luces y algunas sombras en el bienestar de los adolescentes españoles

El último informe PISA, del que ya hablamos en el blog de GlobalNET Solutions, nos ofrece, por primera vez, un panorama de cómo se sienten nuestros adolescentes de 15 años, de cuál es su nivel de felicidad, en un documento titulado “El bienestar de los estudiantes”(en inglés), cuyos resultados se presentaron el 19 de abril de este año.

what contributes to students' well-being at school? - OCDE

Y, al contrario de lo que reflejaba el rendimiento académico, en España salimos bien, pero que muy bien parados en la mayoría de los aspectos que se analizan: la felicidad de los chicos y su satisfacción con la vida, la implicación con el centro escolar y los profesores, la relación con los padres y los casos de bullying, sobre todo el físico. Aquí están los resultados para nuestro país.

Sin embargo, también tiene sus sombras: la adicción a Internet y el nivel de ansiedad ante el estudio, a pesar del menor grado de ambición que presentan los alumnos españoles.

Nuestros adolescentes dan un notable a sus vidas, un 7,4, cuando la media es de un 7,3. Nos tuteamos con países como Alemania, China y EEUU. Da la sensación, vistos los últimos lugares que ocupan Hong Kong, Corea o Japón, que la felicidad es inversamente proporcional al desempeño, pero solo es una percepción que se desmiente según vamos analizando los resultados del informe.

índice de satisfacción con su vida de los adolescentes - informe PISA

Fuente: OCDE / Educalab.es

Como explica a este respecto Andreas Schleicher, director de Educación de la OCDE y padre del informe PISA, «la pregunta no es si les enseñamos a que tengan más conocimientos o sean más felices (…) Hay ejemplos de países como Suiza u Holanda que combinan ambos elementos. Es posible combinar el aprendizaje con el sentimiento de felicidad«.

Mucho tiene que ver con el nivel de satisfacción de los alumnos con la implicación que tienen con su centro escolar y sus profesores. Aquí ganamos por goleada y encabezamos la clasificación mundial; “no hay ningún lugar en el mundo donde los alumnos se sientan tan bien en su colegio, no se ve en otro sitio”, asegura Schleicher, que también valora la alta involucración de los docentes españoles.

Este hecho significa que nuestros chicos se sienten más aceptados y conectados con los demás, y se sienten miembros de una comunidad. Es más, a pesar de ser alto, el nivel de bullying en España (14%) es claramente inferior al de los países de la OCDE (19%), aunque aflojamos un poco en lo que se refiere al acoso psicológico, donde tenemos un 3% frente al 4% de la media. Es algo en lo que debemos mejorar.

Otro de los grandes puntos positivos que tenemos en el informe es el nivel de implicación de las familias, lo que supone un claro beneficio para los adolescentes. Siete de cada diez padres de nuestro país hablan con sus hijos sobre cómo les va en el colegio, cuando la media que indica el estudio apenas supera la mitad. Pasa lo mismo con el tiempo que dedican a dialogar con ellos (90,2% en España y 70% en la OCDE) y con compartir una comida en casa (92,6% frente al 82%), donde solo nos supera Italia.

Actividades padres - hijos y padres - colegios - Informe PISA

Fuente OCDE / Educalab.es

No obstante, hay que tener cuidado con la ayuda que ofrecemos a nuestros hijos pues está bien discutir sobre el estudio pero no involucrarse demasiado a la hora de las tareas extraescolares: “Mientras echar una mano con los deberes puede ser eficiente durante los primeros años de colegio, durante la adolescencia los estudiantes pueden responder mejor a otras formas de apoyo parental que respeten su cada vez mayor necesidad de autonomía”. Hacen un buen análisis sobre ello en este artículo de El Confidencial.

Con respecto a las sombras del informe, la adicción de nuestros adolescentes a Internet es más que preocupante. Casi uno de cada cuatro (22%) navega por la red durante más de seis horas cuando sale del aula, encabezando la clasificación de los setenta y dos países que han intervenido PISA, y alrededor de siete de cada diez (69%) se siente “realmente mal” si no tiene conexión.

Nuestros jóvenes pasan veintiún minutos más en Internet a diario que la media de la OCDE y en fin de semana subimos a media hora larga de diferencia. Esto nos sitúa en el quinto lugar en cuanto a tiempo conectados.

Qué perjuicios conllevan estas cifras. Además de una evidente adicción, según la OCDE, los estudiantes más extremos “sacan peores notas, son menos felices y faltan más a clase”. Andreas Schleicher redunda en ello: «la dependencia a Internet en España es alta y esto no es positivo en términos de integración social. Los alumnos más aislados en la escuela son los que más utilizan Internet, y esto es importante que lo sepan padres, profesores y alumnos«. Y añade que estos chicos “se sienten más solos, son más propensos a abandonar la escuela, están más aislados y tienen más probabilidades de ser víctimas del acoso escolar”.

Uso diario de Internet de los adolescentes españoles fuera de clase - informe PISA

Por último, respecto al alto nivel de ansiedad que sufren, el informe señala que es mayor en aquellos alumnos que estudian más de cincuenta horas a la semana, sea en casa o en la escuela. La causa, más allá de los deberes, podría estar en que los jóvenes estudian para aprobar única y exclusivamente porque los métodos de enseñanza son generales y están poco personalizados.

La solución que da Schleicher, además de personalizar el aprendizaje, consiste en “pasar menos horas pasando de unas asignaturas a otras y crear más espacios para que los alumnos entiendan qué es lo que aprenden y para qué lo aprenden”. Todo un reto para el sistema educativo actual.

Otro de los retos será, sin duda, potenciar todo lo positivo que nos ha mostrado el informe PISA en cuanto al bienestar de los alumnos e incidir en superar lo negativo, al tiempo que conseguimos mejorar en las calificaciones de rendimiento académico.

Gracias, como siempre, por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *