Plataformas presenciales para la Formación: el Futuro está aquí

La Formación presencial, fuera in company o no, hasta ahora implicaba, en muchos casos, a un profesor ante una pizarra, un proyector y unos alumnos que tomaban notas, preguntaban y, con suerte, tenían cierto nivel de interacción. Sin embargo, al igual que ocurre con la Educación, las nuevas tecnologías están entrando en este campo y facilitando un aprendizaje diferente, donde la gamificación tiene un papel relevante y donde los asistentes toman el protagonismo que merecen.

nuevas tecnologías en formación training empresa

Son tres los principales elementos en la Formación: el individuo, el mensaje y el networking (sí, el networking). Cuando conseguimos aunar este trípode gracias a la plataforma adecuada, se produce la magia; funcionan la conexión, la comunicación y la colaboración entre todos los integrantes del proceso, con los beneficios que entraña de compromiso con el proyecto (y, de paso, con la empresa), de mayor facilidad para retener los conceptos y el saber que los asistentes van a saber aplicar lo aprendido.

De los tres pilares a los que nos referíamos en el párrafo anterior, el más importante es el individuo. Por ello, es necesario que pueda formar parte del proceso con la guía del profesor, que debe tener la posibilidad de manejar los recursos de la plataforma para implicar al alumno mediante el control de la información a compartir (qué, cómo y cuándo), que incluya aspectos más lúdicos como concursos, presentaciones y vídeos.

Los estudiantes deben tener la opción de tomar notas vinculadas a las diapositivas y que puedan retomar una vez finalizada la formación, lo que facilita su comprensión posterior. A su vez, la plataforma ha de ser capaz de permitir la evaluación tanto del docente como de los alumnos entre sí, de productos e ideas que se presenten, de estrategias,… todo lo que aquel desee incluir en el proceso. Y en tiempo real, para que se puedan hacer los ajustes pertinentes.

La segunda pata del trípode decíamos que era el mensaje, los contenidos de la formación. Además de que los asistentes puedan seguir la presentación en sus dispositivos al tiempo que se está proyectando y anotar sus comentarios, también es necesario que exista la posibilidad de almacenar, ver y reproducir contenido multimedia, e incluso que este se proyecte solo a determinado/s alumnos.

Para mejorar y / o confirmar la asimilación, el formador puede proponer votar sobre un tema, y evaluar conocimientos a través de una encuesta o de un cuestionario en cualquier momento y ver los resultados en tiempo real, y destacar también las respuestas correctas.

encuestas votaciones en formación

Los elementos de gamificación se convierten en parte del aprendizaje. Por ejemplo, para animar la clase en momentos de cansancio, puede resultar interesante hacer un concurso para ver quién o quiénes son los más rápidos en contestar mediante la pulsación en el dispositivo de un botón buzzer.

En tercer lugar, tenemos el grupo, es decir, lo que antes denominábamos el networking, trabajar en red por medio de actividades colectivas. Cuando esto ocurre y no todo el mundo se conoce, el contar con un apartado, dentro del dispositivo, que facilite los datos de los asistentes, mejora mucho el ambiente y acerca a cada individuo al colectivo.

Es curioso que en una simple búsqueda por Internet, cuando ponemos plataformas de formación, aunque añadamos el adjetivo de presencial, los resultados estén referidos al e-learning o a los MOOC, en su versión más actual, donde, sin duda, son prioritarias pero no menos que en una clase física.

Parece como si las opciones tecnológicas presenciales quedasen en un segundo plano o no fuesen necesarias, mientras que la experiencia que tenemos en GlobalNET Solutions es exactamente la contraria. Solo tenemos que visualizar el siguiente vídeo y compararlo con las opciones habituales para darnos cuenta de la diferencia abismal entre el antes y las posibilidades que ofrece el ahora:

Las ventajas de la formación in company también son muchas para la empresa y para los trabajadores. En el primer caso porque se elige qué necesita la compañía enseñar y cómo, por lo que mejora la productividad, se fideliza a los empleados, se fomenta el sentido de pertenencia al grupo y la corporación es más flexible a la hora de adaptarse a los cambios. Si además se crea dentro de un plan estratégico, quedan eliminados los pocos inconvenientes que puedan surgir.

Respecto a los trabajadores, con los nuevos conocimientos que adquieran, alcanzarán más altos objetivos y tendrán una mayor excelencia en su labor, ayudarán al equipo y crearán lazos más fuertes, y se sentirán más valorados.

Como vemos, la importancia de la plataforma y los métodos utilizados para la formación son tan necesarios como lo es esta para cumplir con los objetivos estratégicos de la empresa. Para ello, es mejor contar con un grupo de profesionales cualificados, como los que integran GlobalNET Training, para que nos asesoren sobre lo más adecuado para la empresa en cuanto profesores, contenidos, plataformas, dispositivos,… y en todo lo que esta necesite para cumplir las metas que se haya propuesto.

Gracias por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *