Robótica, Programación y las Competencias clave en Educación Primaria

roberto 1ro eso programar robots

Está en 1º de la ESO en un colegio público de Madrid. Llega la clase de programación casi corriendo, como el resto de sus compañeros. Roberto coge las piezas y empieza a montar lo que será su robot. Elige, distribuye, empieza a diseñar la forma,… Un par de minutos más tarde aparece Ana, su compañera en el trabajo de clase del día. Él, en realidad, acaba de empezar, así que se ponen los dos manos a la obra, con toda la creatividad de la que disponen los niños de 6 años, negociando cada cambio y razonando los porqués. La profesora observa y ayuda cuando se la requiere.

Roberto y Ana han terminado el montaje. Es la hora de ponerse ante la tableta que, una vez encendida, muestra fichas de colores y formas para que les resulte más intuitivo programar. Quieren que su superrobot encienda en un determinado orden las luces de diferentes colores que le han colocado. Se ríen y están tan concentrados que ni siquiera atienden a la alarma que indica el fin de la clase. La próxima semana lo acabarán.

Llega el siguiente día. Ambos están deseando finalizar su maravilloso RARO (Robot de Ana y Roberto); la verdad es que tiene una forma un tanto extraña pero a ellos les gusta. Han estado dándole vueltas durante toda la semana, por lo que primero observan que las piezas siguen bien y luego hacen alguna modificación. Tras ello, muy rápido para que no les pille por sorpresa la hora, se ponen ante la pantalla de la tableta. Esta vez le toca a Ana cogerla ante las protestas de su compañero que, el día anterior, apenas había podido trabajar en ella. Media la profesora y todo vuelve a su cauce.

ana programa con la tableta

Creen que han terminado, así que encienden a RARO para ver si su pequeña obra de arte cobra vida. Y sí, lo hace, provocando un aluvión de gritos de alegría. Se lo enseñan a la profe que les da la enhorabuena. Lo han conseguido.

Es la secuencia de lo que puede ser para un niño aprender a programar gracias a la robótica. Pero es que, además, adquiere otras habilidades de una forma totalmente intuitiva, divertida y que le resulta tan sencillo como jugar cada día con los móviles de sus padres. Consigue alcanzar una inteligencia espacial y matemática, resuelve problemas, sabe negociar y colaborar, trabaja en equipo, desarrolla el pensamiento lógico y abstracto, mejora aún más su creatividad,… Los beneficios son cuantiosos y en este artículo los indican, por si aún teníamos alguna duda.

Y aprende a programar, algo que le será imprescindible cuando crezca, según la evolución tecnológica actual. Es evidente que saber cómo utilizar un dispositivo electrónico no es lo mismo que averiguar cómo funciona y conseguir que lo haga. Lo uno sin lo otro es como leer sin saber escribir: quedarnos a la mitad. Pero, aún siendo imprescindible, como veíamos, la programación no es lo más importante, según señala la profesora de informática de la Universidad de Valladolid, Belén Palop, en Xataka:

«Es importante enseñarles herramientas de creación, no solo de uso de la tecnología. Que entiendan lo que hay detrás. La programación es lo más evidente, sí, pero no lo más importante. Crear un juego incentiva un pensamiento abstracto, computacional; desarrolla sus capacidades verbales, potencia el trabajo en equipo. Y lo mejor es que, de modo espontáneo, surge la necesidad de aprender algo de geometría o matemáticas que quizá aún no han estudiado…«.

Es decir, ayuda a enlazar con otras asignaturas y a darles un porqué en la mente del niño, además de proporcionarle muchas de las que señala el Parlamento Europeo en sus recomendaciones sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente.

niños felices aprender jugando

De ahí la importancia de introducir la robótica en las aulas desde que son muy pequeños, para que la utilicen de forma intuitiva y la consideren más un juego que un aprendizaje, porque, recordemos, los niños aprenden jugando (y los adultos también).

Por ello, GlobalNET Solutions colabora, dentro de su apartado de Investigación y Desarrollo Educativo, con diferentes empresas que faciliten la transformación digital de los centros de enseñanza. También ayuda a los profesores a adaptarse a las nuevas tecnologías, siempre estas al servicio de la formación y no al revés. Y a los colegios, les ayuda, tras un estudio previo, a hacer la transición hacia la Educación más adecuada que convierta a los niños en adultos que sean capaces de adaptarse a cualquier situación dentro de un mundo cambiante.

Gracias por comentar aquí o en las redes sociales y, si te ha gustado, por compartir el artículo

Comparte este artículo en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *