Competencia Digital Docente: cómo asegurar Dispositivos, Contenidos, Salud y Medio Ambiente

La seguridad en el mundo digital es un asunto de máxima importancia y más cuando hablamos de Educación. Adquirir las competencias necesarias para asegurar nuestras propias intervenciones en medios sociales y las de los alumnos es prioritario, de ahí que tenga su propia área dentro del portfolio de Competencia Digital Docente.

Ya es nuestra cuarta entrega. Empezamos hablando sobre cómo aprender a gestionar y aprovechar los recursos de Internet. Luego supimos qué entraña comunicar, compartir y crear una Reputación en Medios Sociales, y, por último, reflexionamos sobre la creación de contenidos digitales. Vayamos pues con la Seguridad.

Área IV - Seguridad

1. Protección de dispositivos

Lo primero es lo primero. Un dispositivo seguro es la mejor medida contra el hackeo y la pérdida de información.

Pasaréis de lo básico, que es instalar medidas de protección (antivirus, antispam, malware, contraseñas seguras, etc.) o preservar vuestros contenidos, también en la nube; a saber cómo y dónde buscar información sobre los peligros digitales y gestionar “adecuadamente las medidas de protección de la tecnología utilizada en su práctica docente y en el proceso de aprendizaje” de los alumnos.

Al final, seréis capaces de revisar y actualizar vuestros dispositivos, identificar fallos y vulnerabilidades, y saber cómo resolver estos problemas. También os convertiréis en verdaderos expertos en crear estrategias de seguridad que compartiréis con toda la comunidad educativa, a través de talleres, seminarios o cualquier otro medio que estiméis oportuno.

2. Protección de datos personales e identidad digital

Una vez que sepáis asegurar dispositivos y contenidos, el portfolio da un paso más. Se trata de que aprendáis a protegeros a vosotros mismos y a los demás contra amenazas, fraudes y contra el ciberacoso.

Ya no basta con ser consciente de los peligros de compartir determinados contenidos. Es necesario saber cómo, por ejemplo, los medios sociales e Internet recogen y utilizar vuestros datos y cómo protegerlos. Además, hay que dominar las herramientas y aplicaciones que os permitan almacenar y recuperar de forma segura dichos datos.

Por ello, cuando finalice este módulo, conseguiréis cambiar la configuración de la privacidad en los diferentes servicios en línea, según los objetivos que tengáis, y desarrollar “proyectos educativos destinados a formar al alumnado en hábitos digitales de protección y de respeto a la privacidad de los demás” a través de actividades y reflexiones que promuevan entre ellos “la conciencia cívica y los valores democráticos en la convivencia e interacción social con los demás en la red”.

seguridad de los datos personales e identidad digital

3. Protección de la salud (física y psicológica)

Aquí el portfolio facilitará herramientas para preservar a vosotros mismos y a los demás de conflictos tan graves como el ciberacoso o la adicción a las tecnologías. Pero también incluye los aspectos ergonómicos que favorezcan un mejor uso de los dispositivos para evitar problemas físicos por malos hábitos posturales.

Seréis capaces de implementar y compartir patrones y prácticas de actuación en este sentido. Junto con ello, podréis detectar situaciones como las anteriormente citadas desde su origen y ponerles remedio antes de que lleguen a más.

Crearéis manuales con alumnos y el resto de la comunidad educativa para saber cómo actuar en cada caso que se presente.

4. Protección del entorno

Las tecnologías también afectan al medio ambiente. En este módulo, aprenderéis a reducir el consumo energético; a tener opiniones bien formadas sobre “los aspectos positivos y negativos del uso de la tecnología” y cómo optimizar los dispositivos para paliar los peores efectos; y a distinguir qué dispositivos son los más eficientes y a tomar las “decisiones de compra y desecho adecuadas de acuerdo a las actividades educativas que realiza con ellos”.

A este respecto, recordad que en nuestra Tienda Online encontraréis la mejor tecnología para la Educación, con los baremos de seguridad que precisas. También en GlobalNET os asesoraremos y tendréis a vuestra disposición el mejor software de protección del mercado, el de IMTLazarus. Os podéis informar mandándonos vuestras consultas clicando aquí.

Ya solo queda un área de Competencia Digital Docente para desarrollar: la resolución de problemas. Será dentro de un par de semanas.

Gracias por comentar y por compartir

 

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Cómo hacer un mejor uso de la tecnología digital para la enseñanza y el aprendizaje en el marco del #EUDigitalEducation

La Comisión Europea (CE), este mismo año, desarrolló un plan de acción de Educación Digital con el objetivo de mejorar los resultados de aprendizaje de los alumnos y de vosotros mismos como docentes, reforzar la igualdad entre países, e incrementar la eficiencia.

De entrada, como se señaló el pasado noviembre en Gothenburg y que dio lugar al documento que pretende reforzar la identidad europea a través de la Educación y de la Cultura (Strengthening European Identity through Education and Culture), el 44% de los europeos entre 16 y 74 años (169 millones de personas) no tienen suficientes habilidades digitales, el 90% de los trabajos en el futuro requerirán de algún nivel de competencias digitales y el 65% de los niños que están en Primaria tendrán una ocupación que aún no existe.

gráfico del documento reforzar la identidad europea a través de la Educación y de la Cultura

Esta es la razón de que la CE haya desarrollado el plan de acción que “se centra en la aplicación y la necesidad de estimular, respaldar e incrementar el uso adecuado de prácticas de educación digitales e innovadoras”. Algo que sería de todo punto imposible sin que existan profesores con una buena formación y objetivos claros de enseñanza.

Además, han de tener acceso a conceptos, métodos, procesos y herramientas, y de estar bien informados de las innovaciones que se están implementando en otros lugares “a veces incluso cercanos a ellos”.

Una de las prioridades que se establecen en el documento es la de mejorar el uso de la tecnología en la enseñanza y el aprendizaje porque, aunque su potencial es muy alto, están aún bastante desaprovechado.

Asimismo, la tecnología puede romper la brecha entre los niños para reducir de esta forma la desigualdad y la exclusión de la que son víctimas en determinados casos, ya que existen diferencias “de calidad en el acceso y las infraestructuras”, cuando esta supone una experiencia más gratificante para ellos.

Dichas infraestructuras, a las que se añade un entorno, equipo y liderazgo adecuado, son también necesarias para que los profesores trasladen la innovación a las aulas. Por ello, desde la CE, fomentarán aún más la movilidad con proyectos como Erasmus+, el carné electrónico de estudiante, etc., dentro de los proyectos de “Conectar Europa”.

Alcanzar estos objetivos de #EUDigitalEducation requiere, según la CE, tres vías:

1. #wifi4eu

Mejorar el despliegue de la banda ancha en todos los centros educativos europeos por sus beneficios para los colegios.

El proyecto pretende romper con datos como que el 18% de los centros no tiene banda ancha en Europa o solo una conexión para todos; o que mientras el 72% de los hogares y el 32% de los lugares de trabajo tiene acceso a ella, solo el 10% de las escuelas la usan.

gráfico del documento wifi4eu

Para cambiar estas cifras, se dará información y soporte financiero a los colegios desde la Unión Europea (UE); y se creará un sistema de bonos “centrado en las zonas desfavorecidas que garantice la plena aplicación de las herramientas disponibles en las zonas rurales”, según publica INTEF.

Las ventajas son evidentes: mayor acceso a recursos y materiales especializados; el acceso a plataformas de colaboración, y el apoyo al aprendizaje activo y al trabajo por proyectos; los centros podrán utilizar la banda ancha para aplicaciones que la necesitan como la vídeoconferencia o el vídeo streaming, para la nube, y para las realidades virtual y aumentada.

2. #SELFI_EU

Se pone a disposición de los centros educativos y de formación profesional una herramienta de autoevaluación y el lanzamiento de una estrategia para ampliar las prácticas innovadoras entre los colegios, según las diferentes etapas de mejora tecnológica.

La primera, Selfie, ayuda a los colegios a evaluar, a través de una serie de preguntas dirigidas a profesores, alumnos y directivos, cuáles es el uso de la tecnología que hacen en la enseñanza y el aprendizaje. Permite a los centros adaptar el cuestionario a sus requerimientos. Tras contestar, puede abrirse un foro de discusión para planificar las acciones que deberían llevarse a cabo.

Respecto la estrategia, incluye un sistema donde profesores y colegio se apoyan el uno en el otro e intercambian experiencias sobre el uso de la tecnología.

3. #Europass

Se trata, indican en INTEF, de “establecer un marco de expedición de títulos certificados digitalmente y de validación de las capacidades adquiridas por vía digital que sea fiable y multilingüe y se pueda almacenar en perfiles profesionales (CV) como Europass”.

La idea es que las certificaciones tecnológicas se puedan entender e interpretar en todos los estados miembros de la UE. Existen varias razones que lo justifican. Por un lado, los procesos de aprendizaje son muy distintos y también la forma de medir los resultados. Por otro, trabajadores, proveedores y otros profesionales relacionados con la educación necesitan estos documentos verificados y válidos. Además, los “novatos” necesitan aportar los certificados en formato electrónico a los empleadores y proveedores educativos.

En GlobalNET Solutions, estamos al tanto de todas las novedades en materia educativa para ayudaros a los centros y a los profesores: infórmate.

Gracias por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Competencia Digital Docente: Contenidos, Derechos de Autor, Licencias y Programación

Llevamos varias semanas en las que estamos reflexionando con vosotros sobre la normativa donde se regulan los niveles competenciales y se establece el Portfolio de la Competencia Digital Docente como Instrumento de certificación.

Primero resumimos cómo aprender a gestionar y aprovechar los recursos de Internet, y a continuación, cómo comunicar, compartir y crear una Reputación en Medios Sociales. Ahora reflexionaremos sobre la “Creación de contenidos digitales”, que se compone de las siguientes cuatro áreas:

Área III - creación de contenidos digitales

1. Desarrollo de contenidos digitales

Los docentes conseguiréis no solo buscar, crear y editar contenidos digitales más básicos, sino que alcanzaréis a producir dichos contenidos en muchos formatos y espacios, como blogs, sitios interactivos, webs, etc. Y, por supuesto, sabréis compartirlos haciendo partícipe a toda la comunidad educativa “para que (los proyectos) sean los protagonistas del desarrollo de contenidos digitales en distintos formatos y lenguajes expresivos”.

Acabarás implementando los Entornos personales de aprendizaje (PLE por sus siglas en inglés) no solo para ti, sino también para tus alumnos. También sabrás como tener tu propio canal o espacio en línea, donde añadir “a lo largo del curso archivos de texto, vídeos, presentaciones y/o grabaciones de programas de audio y vídeo en las que el alumnado ha estado implicado”. A su vez, fomentaréis que creen sus propios portfolios y colaboraréis en los que hagan vuestros compañeros.

2. Integración y reelaboración de contenidos digitales

Esta segunda parte os dará las herramientas necesarias para que seáis capaces de modificar y combinar los recursos en línea, de forma que los perfeccionéis para crear algo nuevo, original y relevante.

Para ello, aprenderéis a ir más allá de las búsquedas y de utilizar Internet como esa gran biblioteca de que es, para terminar unificando diferentes fuentes, actividades, materiales y otros contenidos de forma que terminéis generando e insertando “espacios de enseñanza-aprendizaje propios en entornos virtuales”.

Fomentaréis todo ello en vuestros alumnos y terminéis involucrando a la comunidad educativa al completo, incluyendo a otros compañeros docentes, de forma colaborativa y a través de espacios en Internet donde maestros y escolares podáis publicar vuestros contenidos educativos.

Incluso seréis capaces de crear aulas virtuales donde lo integréis y elaboréis, y que sean espacios abiertos entre diversas comunidades.

Creación de contenidos digitales

3. Derechos de autor y licencias

El respeto por los derechos de autor es muy importante y su violación puede conllevar cuantiosas multas que deberéis asumir. De ahí que conocer los distintos tipos y compartirlos con los alumnos, sea algo necesario a la hora de elaborar contenidos.

En este módulo, conoceréis esta clasificación, aprenderéis a respetarla y a concienciar a los estudiantes sobre ello. También sabréis cómo crear vuestros propios contenidos y añadir los derechos de autor que correspondan.

Por supuesto, aprenderéis a diferenciar entre estos y las diferentes licencias que existen en Internet (Creative Commons, Copyright, Copyleft, etc.). El nivel de conocimiento final será tan importante que os veáis capaces de participar “como ponente en jornadas, seminarios o eventos de debate y reflexión sobre el uso de licencias y derechos de autor en educación”.

4. Programación

Un paso más a la hora de conseguir una competencia digital docente completa.

Aquí terminaréis por entender qué hay detrás de todo lo que veis en Internet y sabréis modificar “programas informáticos, aplicaciones, configuraciones, programas, dispositivos” de código abierto o a escribir en código fuente.

Además, estos conocimientos los verteréis en vuestros alumnos para que también sean capaces de hacer lo propio, de compartirlo con otros docentes y de participar en proyectos abiertos entre comunidades educativas, junto con la participación en “una comunidad en línea de docentes expertos en programación y pensamiento computacional”.

Como veis, se trata de seguir avanzando hasta convertirte en un auténtico experto. En GlobalNET te ayudamos a conseguirlo con facilidad: infórmate.

Dentro de dos semanas, hablaremos de Seguridad. Gracias por comentar y por compartir

 

 

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Competencia Digital Docente: cómo comunicar, compartir y crear una Reputación en Medios Sociales

Hace unas semanas, empezamos una serie de artículos en los que analizábamos cada una de las cinco áreas en las que se divide la formación en Competencia Digital Docente. En el primero, entrábamos más a fondo en la “Información y alfabetización informacional”. Hoy veremos el área dos: “Comunicación y colaboración”.

Las cinco áreas de la competencia digital docente

1. Interacción mediante las tecnologías digitales

En el nivel básico, no solo el profesor deberá interactuar con el correo electrónico y compartir información y recursos con la comunidad educativa, sino también deberá tener cuenta en una o dos redes sociales, aunque sea de forma pasiva, y utilizar los servicios de mensajería para “fines privados y profesionales”.

Una vez alcanzado, el siguiente paso será conocer y usar la variedad de herramientas que hay para comunicarse con objetivos docentes, pero también las redes sociales educativas, incluso interactuando con los alumnos. Además, tendría que se capaz de seleccionar “la herramienta o aplicación de comunicación más adecuada en función de sus destinatarios”.

Por último y para pasar esta fase, el docente ha de saber buscar y probar nuevas herramientas y aplicaciones, de interaccionar con los estudiantes y la comunidad educativa a través de los diferentes recursos que existen. Es más, debe poder crear grupos específicos con aquellos para que pueda haber una comunicación fluida entre las partes, promoviendo “actividades de aprendizaje que impliquen el uso de foros y de redes sociales”. Y, junto con ello, ha de poder diseñar “estrategias de comunicación personalizadas combinando varias aplicaciones y plataformas, en función de la naturaleza de la actividad formativa desarrollada”.

2. Compartir información y contenidos digitales

La finalidad es que, al acabar el módulo, sea capaz de compartir “de forma activa información, contenidos y recursos a través de comunidades en línea, redes y plataformas de colaboración”.

Aquí se fomenta que el profesor sea proactivo en difundir los recursos y los contenidos educativos. También de ser un “evangelizador”, es decir, incentivar el uso de las herramientas disponibles entre los alumnos y el resto del equipo docente.

Asimismo, aprendería a trabajar de forma conjunta, en un mismo archivo o documento, con otros compañeros; a tener un espacio donde dedicado a la educación donde poder escribir, o sea, un blog; a crear archivos, documentos, etc. y a seleccionar contenidos que compartir en redes sociales (“curación de contenidos”).

Interactuar con otros profesionales y publicar a diario también se considera interesante en esta fase. Junto con la actitud crítica, de forma responsable y efectiva.

Comunicación en medios digitales

3. Participación ciudadana en línea

Una vez formado, el profesor tendrá tres competencias importantes:

  • Podrá comunicar y participar como usuario activo en cualquier acción “social, política, cultural, administrativa”.

  • Además, participará y opinará en redes sociales, foros, periódicos y otros espacios virtuales de ámbito educativo.

  • Por último, formará a los alumnos en ciudadanía digital a través de proyectos y actividades.

4. Colaboración mediante canales digitales

En este módulo, el docente pasará de colaborar en equipo con otros compañeros de una forma muy básica, a crear, gestar y participar, ser proactivo y a integrar estos espacios en su práctica habitual.

El profesor no solo entenderá los diferentes canales sino que también se sentirá cómodo en ellos y se moverá con seguridad, animará y formará a otras personas del entorno, incluyendo a los alumnos.

Creará y compartirá contenidos educativos y será capaz de dar los permisos pertinentes para su actuación en ellos.

El trabajo colaborativo, los espacios compartidos y el conocimiento de todas las herramientas supondrán el paso al siguiente nivel.

5. Netiqueta

Como en cualquier interacción, en Internet y en medios sociales y digitales es necesario dominar las normas de conducta. Además, es preciso protegerse a uno mismo y a los demás de los peligros que entraña. Junto con ello, es pertinente saber identificar las conductas inadecuadas. Es lo que aprenderán los profesores que superen este punto.

Se trata de pasar de una actitud pasiva a una activa, promoviendo entre los compañeros y los estudiantes debates, formaciones, programas educativos y alertas cuando sean necesarias, e intervenir en casos de ciberacoso y de otros abusos en línea.

6. Gestión de la identidad digital

Aquí cobra protagonismo la huella digital que dejamos en Internet. El docente debe ser capaz de gestionar y proteger su reputación y la de otros en varios espacios, cuentas y canales una vez finalizado el área de Competencia Digital.

Básicamente, el profesor debe poder crear, activar, cuidar y proteger su marca personal, además de ayudar a que lo hagan terceros.

Como veis, este módulo de Comunicación y colaboración es primordial para afianzar vuestra seguridad en la red. También para protegeros a vosotros, y a vuestros compañeros y alumnos, sabiendo utilizar las herramientas para crearos la imagen adecuada. Este punto os servirá para ser más valorados como profesionales en la búsqueda y mejora de empleo.

Y, por supuesto, en GlobalNET os ayudamos. Solo tenéis que pedirnos información y nos encargamos del resto.

Gracias por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Cómo conseguir un Centro Educativo Digitalmente Competente

Los centros educativos tienen poco margen de maniobra: o son digitalmente competentes o están en algún punto de desarrollo para serlo. Es algo que no solo exige Europa, sino la sociedad actual, que avanza con paso firme hacia la digitalización.

Una forma de empezar a trabajar y ver el estadio de desarrollo en el que se encuentra el colegio es utilizar la matriz que hemos implementado en GlobalNET.

Está dividida, como veréis, en cinco ámbitos, en los que podréis definir qué se ha llevado a cabo, qué queda pendiente y establecer los pasos necesarios para avanzar en el proceso de cambio. Todo de una forma muy sencilla, a través de preguntas cuyas respuestas os darán las claves, desde el punto desde el que partís hasta los pasos que os faltan para conseguir convertiros en un centro digitalmente competente.

Dinamiza tu proyecto de centro digital
Asimismo, hemos establecido un sistema para acompañaros en todo momento en el proceso, de forma personalizada y paulatina.

Para conseguir que el colegio se adapte a la perfección al Marco DigCompOrg europeo, pasamos por cinco ámbitos de actuación.

Estratégico y organizativo:

Se inicia tras la primera toma de contacto con el centro, con la evaluación de vuestras necesidades. Se trataría de escuchar a los responsables, valorar la infraestructura actual y tomar las decisiones adecuadas para el desarrollo digital del colegio.

En esta fase, a tres años vista, establecemos el formato más interesante para el centro, según sus necesidades, o bien con un aula piloto con 30 tabletas, al estilo del actual de informática; o bien, una que fuera móvil, y que pasaría por las diferentes aulas con los dispositivos en un carro de almacenaje y carga.

Ámbito metodológico:

Una vez establecida la base, es el momento de comprobar cuál es el nivel de Competencia Digital Docente que hay en el centro educativo. A través de ello, os propondremos un plan de formación adecuado.

Infraestructuras:

En este ámbito, es cuando incluiríamos los elementos tecnológicos necesarios, desde la conectividad, al MDM, pasando por las aplicaciones y los dispositivos para el plan piloto.

Por supuesto, os incluimos aquí el servicio de mantenimiento y la atención técnica.

Comunicación a las familias:

Es muy importante que las familias también estén implicadas en el proceso. Para conseguirlo, deben recibir información y formación en cultura y competencia digital de los escolares.

Junto con ello, les ayudamos con la financiación de los dispositivos y la seguridad en los hogares.

Ámbito colaborativo:

Para finalizar pero no menos importante, hay que habilitar un espacio seguro donde la comunidad educativa podáis compartir recursos, aprendizajes y experiencias, como la opinión que nos dio la profesora de uno de los colegios que ya están digitalizados:

Mi competencia digital era la que era…porque soy de la generación de EGB, los vinilos, discos,etc. No tenía miedo pero sí respeto. Todo cambiaba en el aula. Antes tenía mi libro, mi guía, 20 años dando clase de la misma manera. Ahora mucho tiempo en programar pero después tiene sus beneficios. Las rutinas son diferentes y los alumnos que, hasta ahora, no hacían preguntas comienzan a preguntar. A un solo clic levantan la mano y vas a ayudarles. En definitiva, me ha costado muchísimo pero he aprendido y eso me ha dado entusiasmo, motivación, estar viva en un momento tan complicado de la educación”.

proyecto para un centro digitalmente competente
Para facilitar que esto no ocurra, GlobalNET acompaña en todo momento al centro, ofreciendo la formación y asesoramiento personalizado en aspectos técnicos, pedagógicos y educativos para los equipos directivos, el profesorado y las familias. Infórmate

Gracias por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Diez recomendaciones para el uso responsable de los Dispositivos dentro y fuera del Aula

Siempre hemos apostado en GlobalNET Solutions, y si seguís el blog lo sabréis, por la tecnología segura en la Educación desde dos vertientes: proveyendo a los centros educativos del software necesario (acuerdo con IMT Lazarus, entre otras acciones); y escuchando y dando respuesta a las preocupaciones de los profesores, tanto presencialmente, con formaciones en el Aula TIC-TAC, como en estas líneas y en cualquier foro donde se nos requiera (“Proyecto Empatía”, por ejemplo).

seguridad tecnológica en entornos familiares y educativos

Desde el punto de vista de los profesores, también creamos una guía para ayudaros a dar seguridad a los alumnos en el mundo digital porque, aunque los menores saben utilizar los dispositivos móviles, desde un punto de vista técnico, muchos desconocen qué consecuencias puede tener a corto, medio y largo plazo cada una de sus actuaciones en medios sociales.

De poco vale que en el centro escolar sean restrictivos con los niños y las niñas si luego, en casa o con los amigos, pueden acceder con total libertad a Internet y a las redes, o que puedan jugar a videojuegos para los que son demasiado jóvenes. Lo importante es, pues, mostrarles la mejor forma de interactuar en ellos y que la comunidad educativa al completo esté formada para poder enseñarles el camino correcto.

Y parece que vamos bien, al menos en lo que respecta a los colegios. Según un estudio de McAfee, realizado a casi cuatro mil alumnos de Secundaria (entre 9 y 12 años) de todo el mundo, “el 80% de los estudiantes entrevistados piensa que su escuela lleva las medidas necesarias para garantizar que, al menos los dispositivos pertenecientes a la escuela usados por los estudiantes, estén protegidos contra amenazas cibernéticas”; y casi nueve de cada diez, asegura estar informado sobre seguridad antes de acceder a ellos.

Este punto es importante porque el 86% pasa, al menos, una hora al día utilizando dispositivos conectados a Internet para trabajar en el aula, y casi seis de cada diez lo utilizan para clase durante tres o más horas, aunque no siempre con las mejores intenciones… El 24% de los menores fueron capaces de jaquear las restricciones y casi la mitad los usaban para copiar en las pruebas de evaluación. De ahí lo necesario que es contar con medidas que vayan más allá de un MDM.

Vuestro papel, el de los maestros, es prioritario, al igual que el de las familias, para proteger a los estudiantes: “la formación del profesorado en ciberseguridad es fundamental para sensibilizar a padres y a alumnos (…) Por ello, es muy importante que los centros educativos apuesten por la implementación de campañas de educación en ciberseguridad que permita a los docentes informar (…) sobre cómo hacer un uso responsable de sus dispositivos y exponerse lo menos posible a potenciales amenazas”.

El 24% de los menores fueron capaces de jaquear las restricciones escolares

Desde GlobalNET, queremos daros unas claves para el uso responsable de dispositivos con conexión a Internet que van dirigidos a toda la comunidad educativa:

  1. Aplicar una nueva capa de protección con el software pertinente para controlar el acceso de teléfonos, tabletas y ordenadores a la red en el centro educativo y en casa.

  2. Aprender para enseñar cómo utilizar de forma responsable los dispositivos.

  3. Mostrar a los menores los riesgos, la forma de evitarlos y las consecuencias de sus actos (ciberacoso, delitos cibernéticos, etc.).

  4. Formar a los estudiantes en el uso adecuado de Internet y de los medios sociales.

  5. Evitar el acceso de niños y niñas a las redes y a los videojuegos cuando no han alcanzado la edad o la madurez suficiente para que sean conscientes de los peligros que entrañan.

  6. Mejorar la comunicación de los menores con las familias y con los profesores para generar la confianza necesaria para que les cuenten sus problemas, las amenazas o los ataques que hayan podido sufrir ellos o terceros.

  7. Crear guías y protocolos en las aulas sobre el uso los dispositivos y el acceso a Internet que sean aceptadas y acatadas por los alumnos.

  8. Los centros escolares deben tener, a su vez, unas normas sobre qué tipo de aplicaciones educativas son las más apropiadas.

  9. Las familias siempre deben estar informadas y actualizadas sobre la tecnología que se usa en clase. Sería interesante implementar programas formativos para ellos, de forma que sepan ayudar a sus hijos e hijas y reducir la brecha digital con ellos.

  10. Y, por último, ser ejemplo. Si no ponemos nosotros mismos en práctica lo que enseñamos a los estudiantes, cómo podemos exigirles a ellos que lo cumplan.

Gracias por comentar y por compartir

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Busca, selecciona y filtra recursos educativos con criterio

Sabemos que, para vosotros, los recursos educativos son necesarios para la práctica diaria. Por ello, en esta ocasión, en el #BlogGNS, os presentamos algunos de los mejores directorios donde encontrarlos y os ayudaremos a seleccionar las fuentes a través de pequeños consejos prácticos.

El artículo que está ante vuestros ojos está incluido en la serie sobre el Marco Común de Referencia de la Competencia Digital Docente y, dentro de este, en el primer área, el de Navegación, búsqueda y filtrado de información datos y contenidos digitales.

Como bien conocéis, dicha área hace referencia a cómo los y las docentes debemos ser capaces de encontrar información y recursos educativos de calidad, buenas prácticas y tendencias educativas, además de saber cómo gestionar distintas fuentes de información.

Busca, selecciona y filtra recursos educativos con criterio

¿Por qué desarrollar esta competencia es tan importante?

Bien es cierto que cada vez es más sencillo acceder a sitios donde se pueden encontrar bibliotecas de recursos de todo tipo, bancos de imágenes, de sonido, de vídeo, de ejercicios, etc.. Sin embargo, es muy fácil perderse entre tanta información, sufrir infoxicación o simplemente beber de la fuente equivocada lo que pude producirnos estrés y también desorientación.

Por esta razón, se hace necesario establecer estrategias y criterios para seleccionar los recursos educativos digitales que usemos en nuestra práctica educativa y siempre tener en cuenta el perfil al que va dirigido. Tened en cuenta que seleccionar un material inadecuado, fuera de contexto y que no conecte con los intereses de nuestro alumnado, puede llevar al fracaso en su uso.

¿Qué podemos hacer para evitar este tipo de problemas?

Vamos a establecer cinco pautas básicas a comprobar cada vez que deseemos usar contenidos de calidad para nuestras clases:

  1. El autor o el portal del que proviene este recurso es relevante: debemos buscar el contenido en fuentes relevantes, que tengan peso en el terreno educativo y que tengan también ciertos estándares de calidad. Si bebemos de estas fuentes, nos aseguramos de que ha habido un criterio selectivo por el que se han publicado y compartido.

  2. El material es actual: aseguraros de que el material que vais a usar no está desactualizado y que no haga referencia a elementos que no existen. Para ello, fijaos en la fecha en la que se ha creado. Si el portal al que accedéis os permite añadir a los criterios de búsqueda por rangos de fechas, aprovechadlo.

  3. El contenido está vigente: comprobad que el contenido sigue siendo válido, que no se basa en teorías obsoletas y que además no hace referencia a elementos que ya no existen.

  4. La organización que tiene es lógica: la organización lógica del recurso es otro aspecto fundamental a tener en cuenta. Si el recurso guarda una estructura clara, ayuda a su comprensión y a darle un mejor uso.

  5. Tiene un contenido adecuado para nuestro alumnado: por último y no menos importante, comprobad que el recurso es adecuado para vuestro alumnado, va alineado con su centro de intereses y en él se usa un lenguaje comprensible para su edad.

Para que tengáis estos consejos siempre a mano, hemos creado esta infografía que podéis descargar y compartir con vuestros compañeros y compañeras con el hashtag #SerieDigitalGNS

Selecciona contenido educativo con criterio

Ahora que ya conocéis estos consejos básicos, desde GlobalNET os proponemos que los pongáis en práctica y realicéis búsquedas de recursos adecuados para vuestra clase en esta selección de portales que hemos realizado para vosotros:

  • Procomún: es un portal desarrollado por el MECD y se define como un espacio de encuentro para la comunidad de docentes en donde buscar, utilizar, modificar y crear Recursos Educativos Abiertos (REAs), compartir ideas y experiencias y crear comunidades en las que colaborar con el profesorado en línea con los mismos intereses.

  • EducaMadrid: forma parte de un ecosistema de servicios públicos y gratuitos para centros educativos, profesores, alumnado y familias, ofrecido por la Consejería de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid en el podréis encontrar recursos TIC útiles.

  • Portal del área de tecnología educativa Medusa: ha sido desarrollado por el Gobierno de Canarias y se establece como un servicio para los miembros de la comunidad educativa para apoyar la integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

  • Educarex: es un portal de recursos digitales educativos desarrollado por la Junta de Extremadura. En él se encuentran recursos didácticos distribuidos por etapas educativas.

  • Educa Región de Murcia: es una fuente de recursos educativos digitales desarrollado por la Región de Murcia.

  • Facilitamos: es un portal desarrollado por el Gobierno de Aragón. Os proporcionará muchos recursos digitales organizados por las etapas educativas.

Esperamos que hayáis encontrado toda esta información útil y que podáis empezar a aplicar estos consejos en vuestro día a día en el aula. Si conocéis cualquier otro portal que pueda ser de utilidad, por favor, dejadlo en vuestros comentarios aquí y en las redes sociales.

Y recordad que cada semana llegaremos con más contenido para ayudaros en el desarrollo y mejora de la competencia digital docente.

Antonio Márquez

Asesor educativo y formador en GlobalNet Solutions

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Primera Semana de Innovación Educativa GlobalNET: cuatro días para recordar

Como sabréis, hace pocas semanas celebramos este primer evento, que tendrá una segunda edición a la vuelta de vacaciones (ya os iremos comentando).

Para abrir boca, hemos pensado que sería muy interesante compartir con aquellas personas que no pudisteis venir a las sesiones presenciales algunos de los aspectos más relevantes que analizamos.

En la semana, establecimos una serie de cuatro talleres con un mismo eje central: el desarrollo y la mejora de la competencia digital docente… y te podrás preguntar, ¿por qué nuestra apuesta por el desarrollo de la competencia digital?

Sin lugar a dudas, nos encontramos en una época de cambios en casi todos los ámbitos. El mundo digital afecta nuestro día a día y se hace cada vez más presente y, por supuesto, necesario en la educación de nuestros alumnos. Establecer una aproximación sobre cómo, cuándo y por qué usar la tecnología en el aula es el gran reto al que nos enfrentamos.

Si analizamos las tendencias educativas a nivel mundial, encontramos diferentes apuestas en las que la tecnología se introduce en las aulas como apoyo a los procesos de enseñanza y aprendizaje, es decir, los procesos educativos no quedan al margen de la tecnología.

Mientras debatimos, aparecen propuestas por las que se crean diferentes marcos que apuestan por el desarrollo de la competencia digital como competencia clave para el aprendizaje de la vida. El Marco Común de Referencia de la Competencia Digital Docente que sirve para establecer planificación y un horizonte al que aspirar.

Partiendo de esta base, seleccionamos cuatro temas a tratar usando la tecnología con propósito educativo; evaluación online, mapas mentales, diseño de presentaciones digitales y la gamificación del aula. Veamos cómo fueron los talleres y lo que dieron de sí:

– Transforma tus preguntas en un juego

En este taller trabajamos usando cuatro herramientas que seleccionamos para tratar de gamificar las clases. Se tratan de Kahoot, Celebriti, Plickers, Quizizz.

A lo largo de la sesión conocimos las herramientas, vimos sus ventajas e inconvenientes y pasamos a realizar la puesta en práctica en base al alumnado de nuestros profes.

Aplicaciones para transformar las preguntas en tu aula en un juego

– Mapas mentales digitales

Los mapas mentales ofrecen un sinfín de posibilidades en educación. Nos sirven para organizar la información y visualizarla de forma gráfica, ayudando a reforzar los aprendizajes y a reflexionar sobre conceptos y relaciones.

En esta ocasión los y las participantes, pudieron descubrir y colaborar a través de Coggle.

La ruta para un buen mapa mental digital

– Crea diseños impactantes

En este taller mostramos cómo mejorar la calidad de nuestras presentaciones digitales y así captar mejor la atención de nuestro público: alumnado, familias, compañeros del centro, otros centros educativos.

Usamos para ello Canva, una herramienta web que nos facilita la creación de multitud de diseños y plantillas para fijar todos los ojos en nuestros mensajes.

Comenzamos viendo algunos ejemplos prácticos de cómo se puede utilizar esta herramienta en educación y pasamos a ver las características.

A continuación, los participantes empezaron a realizar las presentaciones digitales aprovechando el banco de recursos del que dispone. Trabajamos de forma digital en las tabletas gracias a la aplicación gratuita que ofrece la herramienta.

El resultado: ¡un montón de presentaciones creativas para usar directamente en las aulas el próximo curso!

5 consejos para que tus infografías sean un éxito

– Gamifica tu aula

La gamificación es una metodología activa que trata de aprovechar las dinámicas que se usan en los vídeojuegos para presentar desafíos de aprendizaje y motivar aún más al alumnado.

En este taller vimos los elementos básicos que deben acompañar a una buena gamificación. Tras esto, mostramos una herramienta muy útil para comenzar a gamificar las aulas, se trata de ClassDojo, una aplicación muy visual y sencilla de usar que deja encantado al alumnado.

A continuación, creamos las aulas y vimos cómo gestionar el sistema de recompensas y de comunicación con el alumnado y las familias.

El resultado de este taller fue que los y las participantes se llevaron todo lo necesario para empezar a gamificar sus clases en el próximo curso.

Elementos de la gamificación

Si quieres participar en la próxima convocatoria, rellena este formulario de contacto y te mandaremos información con antelación en cuanto salgan las fechas.

Gracias por comentar y por compartir

Antonio Márquez

Asesor educativo y formador en GlobalNet Solutions

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Gestión de Aula en la era Digital (parte 2)

En el artículo “Gestión de aula en la era digital (parte 1)”, hablábamos de algunas claves para una gestión de aula eficaz, sobre todo si se trabaja de forma digital. Esta vez nos vamos a centrar en aquellos aspectos que son fundamentales y exclusivos de centros que utilizan la tecnología como parte natural del aprendizaje diario.tecnología para la gestión del aula profesores

Actualmente los colegios que van incorporando la tecnología digital en el día a día son cada vez más. Entran en juego elementos como pizarras digitales, tabletas o chromebooks entre otros. En estos casos, existen una serie factores específicos que hay que tener en cuenta cuando hablamos de la gestión de aula. A continuación, profundizamos en algunos de ellos:

1. Logística

Es deseable que el docente conozca y domine las cuestiones básicas relacionadas con los dispositivos utilizados en el aula, como por ejemplo su puesta en funcionamiento, resolución de pequeños problemas que puedan tener los alumnos, y su correcto almacenamiento y carga para que estén preparados para la siguiente sesión. Además, como ya hemos comentado, es preferible comprobar con anterioridad la red wifi, o las páginas que vayamos a utilizar, además de los diferentes archivos multimedia.

Todas estas aptitudes están recogidas en el Área 5, Resolución de problemas, del Marco Común de Referencia de Competencia Digital Docente (MCRCDD) desarrollado por el INTEF y avalado por la herramienta oficial del Portfolio de CDD desarrollado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Si el docente es capaz de dominar esta área, podrá realizar una mejor gestión del aula digital. Y si no posee los conocimientos necesarios, sería recomendable recibir formación al respecto.

2. Control de los dispositivos

En la era digital, es esencial saber cómo se están utilizando los dispositivos en el aula en tiempo real, para ello lo mejor es un utilizar un MDM (Mobile Device Management, Gestión de dispositivos móviles, por sus siglas en inglés) o una solución de seguridad que gestiona los dispositivos, como, por ejemplo, IMT Lazarus, que es la opción recomendada por GlobalNET Solutions.

Estas soluciones permiten funcionalidades como: visualizar las pantallas de los alumnos, controlar los dispositivos en remoto, bloquearlos en cualquier momento, restringir en diferentes niveles el acceso Internet, bloquear o abrir aplicaciones del dispositivo, tareas programadas para asignar.

Junto con ello, si hablamos de IMT Lazarus, también dispondremos de informes de uso con búsquedas y páginas frecuentes por usuario y por grupos, localización por GPS, y total compatibilidad de uso, control y privacidad mutua entre el uso en el colegio y en casa.

Todas estas funciones pueden resultar de lo más útiles en cualquier momento de la sesión para una correcta gestión del aula digital.tips específicas para la gestión del aula digital

3. Regularizar el uso

El uso de tabletas o de otros dispositivos en el aula está cada vez más extendido. Hay una larga lista de ventajas y, por qué no decirlo, algunos riesgos, muchos de los cuales se verán con el tiempo si son reales o no. En cualquier caso, que un centro comience un proceso de digitalización ¿significa que el 100% del tiempo utilice los dispositivos para el aprendizaje? Hay pocos docentes o pedagogos que responderían afirmativamente a esta pregunta.

A lo largo del curso y de las sesiones, se requerirá de un periodo de aprendizaje con dispositivos (que será el gran peso), otro de trabajo oral con compañeros y compañeras, un periodo de actividades donde prime la inteligencia cinestésica, un tiempo de reflexión interna, y uno más para las metodologías activas (aunque este también se puede, y debe, dar online).

Hay muchas sesiones a lo largo del año pero, recordando lo dicho, lo más importante es tener una buena planificación que potencie el uso de los dispositivos digitales para promover un aprendizaje activo.

4. Colaboración

Bien sea trabajo colaborativo o cooperativo (somos conscientes de que hay diferencias, aunque también semejanzas), sabemos que, desde hace tiempo, hay muchos centros trabajando en este ámbito. Si nos movemos al mundo digital, ya desde el INTEF promueven este tipo de prácticas según el Área 2 del MCRCDD, “Comunicación y colaboración”.

Cuando un centro trabaja de forma digital, hay que tener en cuenta que las prácticas colaborativas pueden ser una posibilidad y, en algunos casos, incluso una obligación por la cantidad de herramientas online que nos permiten crear contenido conjuntamente.

Hoy en día, casi cualquier contenido creado en la red permite compartirlo y cocrearlo, desde presentaciones, documentos de texto y hojas de cálculo, hasta mapas mentales, cuestionarios o herramientas de gamificación.

Para poder gestionar este trabajo en el aula de manera eficiente, es conveniente fijar unos criterios con anterioridad, incluso repartir roles y funciones pasando así a un trabajo cooperativo. De esta forma, todos los alumnos y alumnas sabrán qué hay que hacer y se evita la posibilidad de esconderse en el grupo.

5. Recursos digitales

En ocasiones, una de las dificultades con las que se encuentran los docentes que trabajan con dispositivos digitales en las aulas es que tienen planificada una actividad, terminan antes y no saben qué hacer, o bien cada vez que han de preparar la clase, tienen que estar buscando recursos. Para evitarlo, es necesario tener un buen repositorio de contenidos y aplicaciones listos para utilizar. Estas herramientas pueden ser de uso continuo, por un periodo determinado o de uso puntual.

Las herramientas de uso continuo son las que se utilizan todos los días al menos una vez. Algunos ejemplos pueden ser aquellas que se utilizan en una rutina diaria (una aplicación para ver el tiempo) o de forma asignada a ciertas tareas (una aplicación para realizar documentos de texto).

Si las herramientas son para un periodo determinado, es porque pueden estar ligadas a un proyecto (alguna web sobre cine para un ABP) o a unidad didáctica (una web o aplicación sobre mamíferos, por ejemplo).

Herramientas para un uso puntual hay muchas, como, por ejemplo, aplicaciones para realizar preguntas y cuestionarios, simplemente con juegos educativos, repositorios multimedia o páginas webs para ampliar información. Pueden usarse en cualquier momento, aunque no son necesarias, y, en más de una ocasión, nos pueden sacar de un apuro. Si conocemos estos recursos y si los dominamos mejor, nos facilitarán mucho la gestión del aula.

Esperamos que esta pequeña reflexión os haya podido ayudar en vuestro quehacer diario y en esa difícil labor que es la gestión del aula que, con los nuevos tiempos y las nuevas tecnologías, va evolucionando. Desde GlobalNET Solutions, os deseamos mucho ánimo y nos leemos en el siguiente artículo,

La irrupción de las nuevas tecnologías nos obliga a educar a los niños de forma distinta”, Howard Gardner

José Miguel Alcalá

Asesor Educativo de GlobalNET Solutions

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Gestión del Aula en la era digital (parte 1)

A principios de junio, el diario El Mundo publicó una noticia titulada “La OCDE advierte de que España pone a los profesores menos preparados en las escuelas con más problemas”. La publicación se basa en un informe de la OCDE, con la colaboración de la Fundación SM, que narra la problemática de los docentes y los centros en situaciones de conducta disruptiva. El artículo finaliza diciendo que a los docentes se les debería incentivar más, pero no de forma económica, si no con más tiempo para preparación de las clases y un mayor desarrollo profesional, es decir, con más formación.

formación docente

Estas conclusiones se aplican, sobre todo, a la Gestión de aula, ya que sin ella es muy difícil poder llevar a cabo con éxito cualquier metodología innovadora, integrando en el concepto la unión de la pedagogía con la tecnología para potenciarse mutuamente.

Desde GlobalNET, queremos poner nuestro granito de arena con algunas sugerencias para una gestión de aula eficaz, poniendo el foco en aquellos que utilizan la tecnología en ella.

Cuando un docente se enfrenta a una clase con diferentes alumnos y alumnas, hay una serie de elementos básicos que hay que tener en cuenta. Algunos de estos factores son;

1. Planificación

Siempre que un docente afronta una clase la planifica, aunque sea mínimamente, y prepara las actividades, ¿Siempre? Bueno, la mayoría de las veces y justo cuando no se hace, repercute en su fluidez.

Si no se tiene previsto lo que se va a hacer, hay un tiempo de duda, de pensar en el siguiente paso, de gestionar sobre la marcha, de improvisar, y esto los alumnos lo notan y aprovechan ese tiempo en otras cosas (que no suelen tener nada que ver con la materia).

Cuando se habla de utilizar cualquier tipo de elemento externo en el aula, el problema se puede agravar si no se tienen en cuenta los pequeños detalles, ya que, en ocasiones, podemos pensar que no pasa nada por preparar algo durante la clase. Pero ese tiempo que se invierte (cuidado con dar la espalda demasiado) puede ser crucial: los alumnos pierden la referencia y ponen el foco en otro sitio.

Estas circunstancias y muchas más hacen que se ralentice la clase y los alumnos puedan perder interés. Por lo tanto, una buena planificación es la base para una buena gestión de aula.

tips generales para la gestión del aula digital

2. Normas

El tener establecidas unas reglas no significa que el profesor o profesora sea especialmente estricto/a.

En muchos centros, utilizan un sistema por el cual se establecen una serie de normas en el aula con la colaboración de los alumnos y, entre todos, llegan a un acuerdo decidir cuáles son las reglas y cumplirlas, firmando un documento (profesor incluido) por el cual se comprometen a ello, incluso aceptan las consecuencias si no se cumplen (citando a O. Wilde “En la naturaleza no hay castigos ni recompensas; hay consecuencias”).

Recordamos que la parte más importante es involucrar a los alumnos y que se sientan parte del proceso, si no es así sentirán que son reglas impuestas y les costará seguirlas. Y como dice Juan Vaello Orts (psicopedagogo, orientador y profesor de psicología de la UNED), “No se debe incluir ninguna norma explícita que no se vaya a cumplir”.

3. Organización del aula

La disposición de la clase es un aspecto fundamental en el buen clima del aula.

Crear un espacio requiere intencionalidad, estructura, planteamientos didáctico-pedagógicos y sujetos activos que lo protagonicen. Hoy en día, se implementan diversas metodologías, lo que hace que cambie el ordenamiento de los alumnos en clase. Si trabajamos por cooperativo, estarán en grupos de tres, cuatro o cinco mesas; si hay alguna presentación puede que haya bancos a modo de gradas; y si se dispone de diferentes soportes (pizarra, pizarra digital, proyector, televisión) puede haber diferentes focos de atención durante la sesión en momentos distintos.

En todos estos casos, hay que facilitar una buena visión a todos los alumnos y alumnas, asegurarnos que no hay ninguno de espaldas, ni tampoco que estén demasiado juntos y se molestan entre ellos. Además, hay que cuidar otros detalles, por ejemplo, si se sitúa la papelera al lado de la pizarra cada vez que quieran tirar algo pasarán cerca y distraerán la atención del resto. Así, cada clase puede tener puntos críticos a tener en cuenta y pensar acerca de la distribución adecuada.

4. Gestión emocional

Si hablamos de gestión del aula, la parte emocional va unida irremediablemente. De hecho, hablar de este apartado pudiera llevarnos varios artículos, por lo que se podría resumir en una palabra: empatía.

Para trabajar la empatía con nuestros alumnos, el primer paso es que la entiendan bien. Una buena opción es que la vivan; si les convertimos en profesores en determinados momentos, podrán sentir lo que pasa cuando un docente quiere explicar o preguntar y hay alumnos hablando y, por lo tanto, luego será más fácil que comprendan por qué la empatía es tan importante.

Además podemos trabajar conceptos como “Si te respeto, me respetas” o “Si te atiendo, me atiendes”. Así verán que esas pequeñas cosas que están en el día a día y que se dan por hechas, tienen que ser recíprocas para una buena convivencia en el aula, y no solo con el docente sino también (y a veces más importante) con el resto de los compañeros y compañeras.

5. Lenguaje verbal

Es el principal medio por el que nos dirigimos a los alumnos y alumnas y, por lo tanto, la principal arma que tenemos para una gestión de aula eficaz. Por un lado, tenemos el lenguaje hablado que utilizamos en el aula. Con las palabras, podemos expresar respeto, amabilidad, reconocimiento, refuerzo; los estudiantes se fijan en detalles que pensamos que les pasan desapercibidos.

Por todo esto, sería bueno evitar generalidades (“Siempre haces lo mismo”, “Nunca haces caso”), imperativos (“Cállate”, “No te levantes”,…), preguntas inquisitivas (“¿Por qué estás hablando?”), etiquetar (“Tú has estado hablando”).

Tampoco nos podemos olvidar del tono de voz, que sería bueno que fuera cambiando de inflexión para llamar la atención del alumnado; si tenemos un tono monótono, la atención baja y la distracción sube. Además, si tuviéramos que reclamar algo o que detener alguna conducta disruptiva, el tono debería ser firme, pero nuca amenazante.

lenguaje no verbal

6. Lenguaje no verbal

Los gestos que hacemos acompañan nuestro lenguaje y es muy importante cuidarlos. Habría que evitar los que indiquen pasividad, como estar demasiado tiempo sentado, y potenciar el movimiento, como pasear por el aula de manera frecuente.

Es importante tener contacto visual con los alumnos cuando se les habla, no señalar con el dedo ni tener gestos amenazantes con la mano; acompañar nuestras palabras con gestos de las manos para enfatizar y captar la atención.

No nos olvidemos que, en ocasiones, un simple gesto nos puede valer para resolver una situación peligrosa. Por ejemplo, ante un alumno está hablando, en ocasiones, basta con situarse a su lado o poner la mano suavemente en el hombro para llamar la atención, ya que uno de los aspectos más importantes es la fluidez de la clase. Si permitimos que interrumpan y colaboramos en ello al responderles, no hay fluidez para sentar las bases para que se puedan dar las condiciones necesarias para el aprendizaje.

Recordemos que todas estas estrategias deberían llevar la marca KISS (Keep It Short and Simple, “Hazlo corto y sencillo”), como, por ejemplo, levantar la mano si hay alboroto en el aula, para que los alumnos la levanten y seguir hablando cuando tengan todos la mano levantada y en silencio.

En el próximo artículo, seguiremos profundizando en la gestión de aula de centros que usan la tecnología, y pondremos el foco en aquellas claves aplicables al uso de dispositivos y al aprendizaje digital.

Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento”, Albert Einstein

José Miguel Alcalá

Asesor Educativo de GlobalNET Solutions

Comparte este artículo en:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone